rebote del gato muerto

Cuidado con el “rebote del gato muerto” si inviertes en bolsa

No te asustes con el titular. No nos hemos vuelto locos (de momento) ni somos unos macabros. El “rebote del gato muerto” es una metáfora, bastante desagradable, hay que reconocerlo, que suele usarse en el mundo de la bolsa para explicar un comportamiento concreto de esta.

Ponte en situación.

Imagina que coges un gato muerto y lo tiras desde la ventana de un edificio desde cierta altura. ¿Qué crees que ocurrirá? En teoría, caerá contra el suelo y empezará a rebotar una y otra vez hasta finalmente quedarse quieto. Te prometo que no lo hemos comprobado, pero la teoría dice que ocurrirá exactamente así.

¿Y esto qué tiene que ver con la bolsa?, te preguntarás. Estás a punto de descubrir que mucho más de lo que imaginas.

El rebote del gato muerto en bolsa

“El rebote del gato muerto” es una expresión que suele usarse en el mundo financiero para hacer referencia a las empresas que están en quiebra y que no valen prácticamente nada, pero su valor comienza a subir.

Y es que algunas empresas con problemas, tras sufrir una caída muy importante en bolsa, de repente, y en la mayoría de los casos sin justificación, comienzan a subir. La diferencia es que estas subidas no se sostienen, ni siquiera en el corto plazo, y en poco tiempo vuelven a caer.

Muchos inversores, tras mirar su bola de cristal con la que predecir el futuro, pueden concluir que la caída en el precio de las acciones ha sido tan grande que “ya no pueden caer más”.

En previsión de una futura revalorización, su optimismo les lleva a comprar acciones muy baratas para ganar dinero vendiéndolas más caras cuando la empresa pegue un rebote y empiece a subir.

El problema es que esto a veces no pasa.

Acuérdate de nuestro gato. Cuando lo tiras desde lo más alto del edificio, ya está muerto. Tocar suelo por primera vez no es lo que lo mata. Y cuando rebota contra él y vuelve a estar en el aire, a pesar del aparente salto, sigue siendo un ser inerte. Insistimos: el gato está muerto desde que lo tiran por la ventana.

Lo mismo ocurre con la empresa quebrada.

Aunque sus rebotes en bolsa puedan hacer pensar que su actividad se ha normalizado y que comienza a recuperarse, lo cierto es que sigue siendo una empresa sin futuro. El valor teórico de sus acciones es 0 euros e invertir en ella es una pésima idea.

Si consultas el histórico de cotización de empresas que hayan quebrado en bolsa, por ejemplo, Bankia, encontrarás el patrón de caída/rebote/caída. El “rebote del gato muerto” es un comportamiento que sucede mucho en el mundo bursátil.

En la práctica, preverlo es imposible. Incluso saber de antemano si la subida que tienes ante tus ojos es o no un “rebote del gato muerto”, es imposible también.

Por tanto, ni te plantes la posibilidad de buscar gatos muertos para especular a corto plazo y ganar dinero con tus inversiones, ya que con toda probabilidad conseguirás lo contrario.

Si quieres ganar dinero invirtiendo en bolsa, ve a lo seguro: las inversiones a largo plazo en fondos de inversión, por ejemplo, en fondos indexados; o la inversión en empresas que reparten dividendos. No es tan divertido pero podrás dormir tranquilo por las noches.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un crédito rápido de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog