coworking

CUIDADO con la moda del coworking: no todo son ventajas

El coworking es una forma de trabajar que está muy de moda. Aunque sus ventajas son incuestionables, principalmente en el plano económico (ya que permite ahorrar en gastos fijos como el alquiler, la electricidad o internet), también presenta algunos inconvenientes.

Compartir un espacio de trabajo con desconocidos puede ser una solución a tus necesidades, o no. Depende mucho del tipo de trabajo que desarrolles y de la suerte que tengas con los compañeros de trabajo que el azar lleve a tu oficina.

Los cuatro grandes problemas del coworking

A grandes rasgos, cuatro son los principales inconvenientes del coworking que debes valorar antes de practicarlo:

  1. La competencia puede estar en la mesa de al lado.

La mayoría de emprendedores que demandan espacios de coworking prefieren compañeros afines a su sector. Por ejemplo, alguien que trabaja en marketing digital querrá compartir espacio con SEOs, redactores publicitarios, community managers, etc.

En teoría, esta parece la mejor forma de hacer networking. Con abogados, economistas o ingenieros, las posibles sinergias serían menores.

Sin embargo, ¿qué ocurre si en un mismo coworking compartes espacio con tu competencia? Quizás tu compañero de mesa te está robando clientes y ni te has dado cuenta.

  1. Tus “colegas” pueden ser demasiado ruidosos.

Este problema también se da en las oficinas, pero allí existe la figura del jefe para poner orden. En el espacio de coworking todos sois iguales porque todos pagáis lo mismo (al menos proporcionalmente), por lo que nadie tiene autoridad sobre nadie.

A veces estos compañeros ruidosos lo son porque su trabajo lo exige. Quizás el tuyo consiste en estar sentado del ordenador tecleando en silencio, mientras que el suyo se basa en responder llamadas telefónicas. ¿Cómo lo vas a hacer para concentrarte?

  1. Problemas de horario en el coworking.

Los espacios de coworking suelen tener horarios bastante amplios a los que pueden adaptarse la mayoría de emprendedores. Por ejemplo, de lunes a viernes de 8 de la mañana a 8 de la tarde.

Pero ¿y si te gusta trabajar por las noches? ¿Y si un día necesitas quedarte hasta más tarde? ¿Y si eres súper madrugador? ¿Y si tienes un pico de trabajo y quieres adelantar faena durante el fin de semana? En estos casos el horario de estas oficinas compartidas puede llegar a ser un problema.

  1. Picaresca y envidia.

La picaresca, tan común en España, y la envidia, pueden convertir tu espacio de trabajo en un verdadero infierno. Si un compañero de coworking decide “hacerte la puñeta” porque sí, podría perjudicar el éxito de tu negocio sin que ni siquiera te des cuenta. La envidia es muy mala y los malos compañeros de trabajo siempre van a existir.

No obstante, lo cierto es que la mayoría de personas que optan por este tipo de espacios no suelen estar por la labor dar por saco, sino todo lo contrario: están acostumbradas a trabajar en equipo y rodeadas de otras personas.

Pese a estos inconvenientes, hemos de señalar que el coworking puede ser una buena solución de espacio para la mayoría de autónomos y emprendedores, que podrán disponer de una oficina bien ubicada, con todos los servicios que necesita y a un buen precio.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog