cosas que queman a un trabajador

7 cosas que queman a un trabajador y acaban haciendo que se vaya

No hay nada peor que un trabajador quemado en su puesto de trabajo. Por una parte, esa persona no logra sentirse autorealizada y, por tanto, no puede ser feliz en el trabajo, lo cual repercute irremediablemente en el resto de facetas de su vida. Por otra parte, el agotamiento emocional y mental de estar quemado le impide ser productivo, lo cual perjudica a la propia empresa. Hay cosas que queman a un trabajador hasta tal punto, que acaba renunciando y yéndose a otra empresa.

El síndrome de burnout o del empleado quemado es altamente peligroso, tanto para el trabajador como para la propia empresa. En Zaplo nos hemos preguntado por qué se queman los trabajadores y hemos llegado a la conclusión de que estos son los siete principales factores.

Cosas que queman a un trabajador… ¡No las hagas!

  1. Malos jefes. Hemos dicho jefes pero bien podríamos haber dicho líderes. Un mal líder perjudica gravemente la salud física y mental de los empleados que tiene a su cargo. El estilo autoritario, inflexible y poco dialogante de algunos líderes solo consigue desmotivar a los empleados y, si este comportamiento es la tónica habitual, estos empleados acaban quemados.
  2. Mal ambiente con los compañeros. Hay oficinas que son un hervidero de tensiones entre compañeros. Ese pésimo ambiente laboral, con continuas broncas, desconfianza y siempre cargado de rumores negativos genera empleados poco productivos y desmotivados.
  3. Malos horarios. Hay horarios laborales que hacen prácticamente imposible compatibilizar trabajo y familia. Las personas que tienen que despertarse a las 7 de la mañana para llegar al trabajo a las 9, paran a comer desde las 2 de la tarde hasta las 4, terminan su jornada a las 7 de la tarde y llegan a casa a las 8, ¿cuándo viven? Inevitablemente, esta falta de tiempo en su vida personal repercute sobre su salud general.
  4. Salarios bajos. Después de dedicarle al menos 40 horas de la semana a tu empresa y de esforzarte por hacer tu trabajo lo mejor posible, lo menos que puedes recibir a cambio es un salario que se corresponda con tu sacrificio y esfuerzo. Cuando esto no ocurre y el salario es bajo, el trabajador acaba desmotivado porque se siente explotado y acaba quemándose.
  5. Falta de incentivos. El salario no es el único elemento que sirve para motivar a los trabajadores. En muchas ocasiones basta con crear incentivos a corto plazo para que estos se sientan motivados, como una pequeña prima por alcanzar cierto objetivo de ventas. También es bastante motivador que tu trabajo sea reconocido por tus superiores. Si un empleado siente que no es nadie para la empresa, trabajará sin motivación.
  6. Excesiva carga de trabajo. Muchas empresas han visto reducida su plantilla en los últimos años y, con el pretexto de la crisis, ahora que han aumentado las ventas se han negado a contratar a nuevos empleados. Esto se traduce en que más cantidad de trabajo se divide entre menos personas, lo que hace que los trabajadores estén agobiados y estresados desde el primer hasta el último minuto de su jornada laboral.
  7. Inseguridad laboral. Hay personas que llevan años trabajando en la misma empresa y, a pesar de ello, las condiciones de trabajo son tales que creen que pueden ser despedidos en cualquier momento o bien que pueden pasar a tener unas peores condiciones de trabajo (horario, salario…). Esta inseguridad laboral día sí y día también repercute negativamente en su salud mental y termina agotándoles, si es que no encuentran antes otra empresa a la que marcharse.

En resumen, si percibes que en tu empresa se da alguno de estos factores, quizás lo mejor que puedas hacer es huir antes de que sea demasiado tarde. Por desgracia, podríamos decir que se trata de factores estructurales y que no suelen resolverse en un corto espacio de tiempo. Por el contrario, lo normal es que empeoren según pasan los años.

boton zaplo blog