finanzas personales

7 pasos para controlar de una vez tus finanzas personales

La frase, “Estamos a día 20 y no sé en qué me he gastado el dinero”, es mucho más común de lo que creemos. De hecho, es más que probable que muchos lectores se hayan sentido identificada con la misma al leerla. ¿Por qué la gente no llega a final de mes? La respuesta es sencilla: sus finanzas personales son un caos.

Muchas veces, los problemas que impiden ahorrar a la gente no se deben a comportamientos de compra compulsiva o a adicción a las deudas, sino que se trata de simple y puro desorden: mucha gente no sabe administrar correctamente su dinero porque nadie le ha enseñado a hacerlo de una manera eficiente, porque las finanzas personales son algo más complejo de lo que puede parecer.

Quizá te interese leer | Las 5 claves del buen ahorrador

Para dar solución a este problema es fundamental que la persona conozca cuáles son sus hábitos de consumo y, a partir de ahí, comience a poner orden en sus finanzas personales. Veamos algunos consejos.

Mantén en orden tus finanzas personales con estos consejos

  1. Haz un presupuesto mensual.

El día 1 de cada mes debemos tener un presupuesto elaborado en el que aparecerá, además de nuestros ingresos, un desglose detallado de nuestros gastos, tanto los fijos como los variables: hipoteca, préstamos, supermercado, electricidad, impuestos, ocio… Es la única forma de saber a qué nos enfrentamos ese mes. Entre los gastos, incluye uno llamado “ahorro”, y aprende a destinar un dinero mensual al mismo para poder tener saneadas tus finanzas personales.

  1. Usa una libreta y anota cada gasto.

Aunque existen infinidad de aplicaciones móviles para gestionar tus gastos diarios, yo te aconsejo que uses una libreta pequeña y anotes en la misma todos y cada uno de los gastos que tengas en el día a día: desde la compra de una barra de pan hasta la gasolina del coche. Por semanas, agrupa estos gastos en categorías (alimentación, ocio, vehículo, deudas…) y calcula los totales. Haz lo mismo a final de mes. Esta es la única forma de saber en qué se va el dinero y de comprobar si el presupuesto que hicimos en el punto anterior es correcto.

Quizá te interese leer | ¿Puede una familia vivir con 5 euros al día?

  1. Paga poco a poco tus deudas.

Si tienes que sacrificar entre el 10 y el 20 % de tus ingresos en pagar deudas que realmente no son necesarias, estás al borde de la insostenibilidad de tus finanzas personales. La solución pasa por evitar todo gasto innecesario hasta que eliminemos estas deudas y, por supuesto, en destinar todos nuestros esfuerzos a reducirlas poco a poco con amortizaciones parciales. Por ejemplo, puedes empezar destinando 50 euros de tu salario a amortizar anticipadamente una deuda. Cuando acabes con esta, empieza por la siguiente.

  1. Ten un fondo de imprevistos.

Una parte de tus ahorros ha de ir dirigida a lo que denominaremos fondo de imprevistos, que no es más que una hucha de dinero que destinaremos a los gastos imprevistos que nos vayan surgiendo. Este dinero no se usará para nada más, sólo para los gastos importantes que no esperábamos. Lo recomendable es que el tamaño de este fondo sea de 3 veces tu salario. Por supuesto, según vayamos usando dinero del mismo, hay que reponerlo tan pronto como sea posible.

  1. Evita los gastos pequeños.

Repite conmigo: ningún gasto es pequeño. Ninguno. Si te tomas un café con un croissant al día en el trabajo para desayunar, a un precio de 2 euros, estás gastando 40 euros mensuales y en un año habrás gastado 480 euros. Este gasto se reduciría un 80% si te llevases el bocadillo de casa. Con el menú de medio día el gasto es aún mayor. Podríamos estar hablando de más de 2.000 euros anuales. Ni te imaginas la cantidad de dinero que se nos va de la cartera en gastos pequeños que realmente no lo son.

Quizá te interese leer | Estos son los gastos hormiga que tienes que eliminar si quieres ahorrar

  1. Controla el gasto diario.

Podemos controlar nuestras finanzas personales de una forma totalmente matemática. Imagina que después de aportar el dinero que tienes que pagar mensualmente, dotar una provisión para imprevistos y destinar un poco para ahorro, te sobran 300 euros. En un mes de 30 días eso significa que puedes gastar 10 euros diarios, de media. Si un día gastas 20 euros, al día siguiente no podrás gastar nada.

  1. Utiliza sobres para controlar tus gastos.

Define varias categorías de gatos según tu presupuesto (ocio, alimentación, ropa…) y destina una cantidad de dinero a cada una de estas categorías. Para cada categoría usa un sobre y mete en su interior el dinero que tienes previsto gastar. Por ejemplo, 100 euros en el sobre de ocio, 250 euros en el sobre de alimentación y 120 euros en el sobre de ropa.  Comprométete al 100% con este sistema y no gastes nunca más dinero del que hay en el sobre. Pasado un tiempo, automatizarás el proceso y no necesitarás usar sobres.

Existen muchísimos más para alinear tus finanzas personales, pero estos son los fundamentales y los más básicos. Tómatelo con calma, no te agobies y recuerda que es muy difícil cambiar los hábitos de una persona de un día para otro.

boton zaplo blog