volar con niños

Consejos para volar con niños

Volar con niños por primera vez puede causar un poco de miedo, incluso para los que ya tienen experiencia. En los vuelos de avión, los niños a veces se ponen nerviosos, lloran, patalean y se vuelven difíciles de controlar. Si tienes hijos pequeños seguro que sabes a lo que nos referimos.

Con estos consejos queremos ayudarte a disfrutar el viaje, o al menos a sobrevivir a él. Y de paso conseguirás que tus hijos tengan una experiencia agradable. Olvida la idea de que «volar con niños es un calvario». Después de que leas este artículo verás que es posible mantenerlos tranquilos.

Esto es lo que tienes que hacer para volar con niños y no morir en el intento

Antes de empezar queremos aclarar que estas recomendaciones están basadas en nuestra propia experiencia ¡Esperamos que les saques el mayor provecho!

1º. ANTES DEL VIAJE.

La planificación es muy importante si quieres asegurar la tranquilidad de tus hijos y la tuya propia. Por eso al volar con niños, lo primero que te aconsejamos es que estudies las reglas de la aerolínea para que sepas todo sobre el vuelo. Por ejemplo, cuál es el peso máximo de la maleta o qué puedes llevar contigo.

Si ya de por sí es engorroso tener que dejar objetos en el aeropuerto por desconocer las reglas, más aún es tener que pasar ese desagradable trámite con niños pequeños correteando alrededor tuya.

La segunda recomendación es quitarles el miedo a lo desconocido. Para eso puedes hablarles de lo seguro y divertido que es volar en avión, ver las nubes, el cielo, montañas… A los pequeños les gustan las historias y las aventuras.

No es mala idea tratar de elegir una hora de vuelo en la que sepas que tus hijos suelen dormir, así no te tendrás que preocupar demasiado por lo que hagan en el vuelo. Otra opción es escoger una hora muy temprana para obligarlos a madrugar y que así estén cansados. ¡No podrán resistir al sueño mientras vuelan!

Sería interesante también que llegases temprano al aeropuerto, ya que si te retrasas, comenzarás a estresarte por la falta de tiempo, y eso no es bueno para volar con niños. Por último, asegúrate de incluir ropa cómoda como pijamas o sudaderas, y consulta con tu pediatra qué medicamentos puedes llevar. Ah, y no te olvides de llevar varias bolsas por si vomitan.

2º. EN EL AEROPUERTO.

Cuando llegues al aeropuerto comprueba que todos los documentos estén en orden, además, tenlos a la mano para presentarlos sin demorar mucho.

Llevar un cochecito o un porta bebé es una muy buena idea, ya que de esa forma tendrás las manos libres y los niños podrán descansar mientras vas de un sitio para otro.

Te recomendamos que los «etiquetes», es decir, escribe en una pulsera sus nombres, el tuyo y tu número de teléfono. Si se escapan a hacer travesuras y se pierden, alguien podrá encontrarlos y comunicarse contigo.

3º. EN EL AVIÓN.

Ya dentro del avión lo primero que debes hacer al volar con niños es hablar con los pasajeros cercanos y pedirles que tengan comprensión. Explícales que los niños podrán llorar, asustarse, excitarse… Si tienen hijos seguro que lo comprenderán.

En el momento que el avión empiece a despegar, entreténlos como puedas. Es un momento difícil porque con el cambio de presión se le pueden taponar los oídos, se asustarán, y bueno, mejor evitarlo si están distraídos.

Cuando el avión esté en el aire paséalos por los pasillos de vez en cuando, ya sea en tus brazos o caminando. Muéstrales cosas por la ventana y haz que lo pasen bien. Eso, sin duda, los mantendrá entretenidos.

Recuerda tener snacks a tu disposición, ya que los peques no soportan el hambre como los adultos. Además de alimentos sencillos, un capricho como una golosina o unos gusanitos les encantará y les tendrá entretenidos. Por último, llévales juguetes, en especial sus preferidos, aunque puede estar bien sorprenderlos con uno nuevo.

Como ves, un viaje en avión no necesariamente debe ser estresante o una pesadilla. Sólo relájate, sigue nuestros consejos para volar con niños y disfruta el vuelo.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog