networking

Cómo conseguir que el networking sea útil y no una pérdida de tiempo

El networking es un anglicismo empleado en el mundo empresarial y que está muy de moda desde hace varios años. Consiste en generar una red de contactos profesionales en torno a tu empresa con el objetivo de incrementar las oportunidades de negocio, encontrar nuevos clientes y aumentar las ventas.

¿Cuáles son las ventajas del networking?

Las ventajas de practicar networking son infinitas. Al relacionarnos con profesionales que se mueven en nuestro mismo ambiente laboral es más fácil aumentar la visibilidad de nuestro negocio, generar clientes potenciales interesados en nuestra marca, conocer a proveedores y empresas con las crear vínculos, mejorar nuestros conocimientos e incluso estudiar a nuestros competidores.

Para cualquier emprendedor, tener una buena red de contactos es vital. Sin embargo, de manera errónea muchas personas creen que el networking consiste en asistir a cuántos más eventos mejor y conocer a cuántas más personas mejor. Nada que ver con la realidad.

Como su suele decirse, lo importante no es la cantidad de contactos, sino la calidad de los mismos. Para que el networking sea efectivo, lograr que destaquemos sobre la masa, crear una red de contactos sólida y conseguir que nuestro negocio crezca hay que tener las ideas muy claras y actuar de forma diferente a como lo hace todo el mundo. A continuación te damos algunos consejos.

Cinco consejos para hacer networking de forma útil

1. Estudia a los asistentes.

No debes llegar a un evento de networking sin saber a quién te vas a encontrar allí. No queremos dar palos de ciego ni perder el tiempo generando contactos con desconocidos. Para evitarlo debes estudiar la lista de los asistentes y descubrir a qué profesionales en concreto te interesa conocer. Recuerda que queremos contactos sólidos, no miles de contactos.  

2. Selecciona a tus objetivos.

Una vez que conoces a los asistentes del evento deberías seleccionar a los que te interesa conocer por el bien de tu negocio. Puedes elegir un máximo de cinco personas de interés, más es excesivo. Diversifica esta selección para que no todas sean de las más demandadas. A veces los menos conocidos son los que mejores oportunidades de negocio ofrecen.

3. Establece un contacto previo.

Una buena idea para garantizar que podrás conocer a estas personas el día del evento es establecer un contacto previo con ellas y manifestarles tu interés por pasar un rato juntos. Además de ser un gesto de cortesía y de diferenciación, les darás la oportunidad de investigar quién eres y el día de la reunión todo será más fluido.

4. Ten listo tu elevator pitch.

Cuando llegue el momento de la reunión, aunque la charla debe ser distendida, has de tener listo tu elevator pitch particular. En no más de 30 segundos deberías ser capaz de transmitir sin preámbulos y con un discurso enérgico y rápido cuáles son las bondades de tu negocio y cuál será el win-win de la sinergia entre ambas empresas.

5. Haz un seguimiento.

No basta con sembrar la semilla y dejarla crecer, también tienes que regarla. En los días posteriores al evento deberías hacer un seguimiento de tus contactos. Una llamada de teléfono o un email pueden ser más que suficientes. Si la relación aún está demasiado verde podría valer una solicitud para conectar en LinkedIn o cualquier otra red social.

Aunque este último punto parezca una tontería, quizás sea el más importante de todos. Para dar continuidad a la relación que has iniciado con esas nuevas personas debes invertir tiempo y ganas. De lo contrario, tu estrategia para llegar a ellas y conseguir los frutos deseados no habrá servido de nada.

boton zaplo blog