comprar un coche

Claves para no equivocarte al comprar un coche

Comprar un coche es una decisión bastante importante para cualquier persona. La infinidad de marcas y modelos existente en el mercado complica bastante la toma de una decisión inteligente de compra, más aún si te dejas influenciar por los anuncios publicitarios de la televisión.

Los coches no son precisamente baratos, por lo que para adquirir uno, casi todo el mundo opta por financiarlo en varios años. Si vas a comprar un coche que tardarás años en pagar y por el que además tendrás que pagar unos suculentos intereses, más vale que la compra sea buena.

Quizá te interese leer | ¿Qué es el cohousing?

A continuación vamos a intentar ayudarte y, para lograrlo, te ofrecemos las cuatro claves para no equivocarte comprando un coche.

Comprar un coche: cómo hacerlo sin equivocarse

  1. Decide cuánto dinero te quieres gastar. Es la primera decisión que deberás tomar. No mires marcas, no mires modelos. Solo decide cuánto dinero quieres gastar. Si no tienes claro este punto es fácil que te cuando estés dudando entre un coche u otro te dejes llevar por impulsos consumistas y acabes por comprar un coche caro, decisión de la que puedes arrepentirte durante muchos años.

    Has de tener muy claro cuál es tu presupuesto
    y, una vez decidido, no salirte de él bajo ningún concepto. Llegado el momento te encontrarás con mil trampas publicitarias cuyo único objetivo es que gastes más y más dinero en tu vehículo. Deberás ignorarlas todas. El presupuesto es cerrado.
  1. Calcula los gastos posteriores a la compra del coche. De nada servirá que perfiles al milímetro tu presupuesto de compra si, una vez aparcas el coche en el garaje, te das cuenta de que no puedes asumir sus gastos complementarios.El gasto de un coche no es solo el del pago mensual de su financiación. Existen un montón de impuestos que hay que pagar (matriculación, transmisiones patrimoniales, circulación…), importantes gastos en mantenimiento (averías, revisiones periódicas, cambios de neumáticos…), por no hablar del seguro, que no suele ser especialmente barato, de la ITV o del gasto en combustible.

Quizá te interese leer | El acceso al crédito es fundamental para la vida diaria

  1. Valora el uso que darás al vehículo. Ya has comprobado que los gastos de tener un coche son muchos, por lo que más vale que no te equivoques eligiendo cuál comprar. Es fundamental que valores con muchísimo esmero cuál será el uso que darás al vehículo: solo para los fines de semana, trayectos cortos para ir al trabajo, muchos kilómetros todos los días…En función del uso que darás al coche, te interesará comprar un modelo y otro. Por ejemplo, si lo vas a usar mayoritariamente para recorrer 10-20 kms diarios para ir al trabajo, con un coche pequeño tendrás más que suficiente. Tal vez incluso te puede llegar a interesar un eléctrico, pero no precisamente un Tesla. Si por el contrario tienes dos hijos y vas a hacer un uso más intenso del vehículo, quizás una monovolumen sea una compra más inteligente.
  1. Haz una buena compra. Si has tenido en cuenta las tres claves anteriores, ya solo te falta comprar el coche. Desde nuestro punto de vista, para que la compra sea buena has de tener en cuenta dos factores.El primero, es que deberás saber negociar con el vendedor. Este siempre te ofrecerá un precio más elevado al que realmente está dispuesto a aceptar. Por ello, es importante que no te muestres muy interesado en la primera oferta y seas capaz de regatear sin ningún tipo de vergüenza antes de cerrar el trato. El ahorro puede ser muy importante.En segundo lugar, valora seriamente la forma de pago. Si por mucho que quieras no puedes pagar el vehículo íntegramente al contado, fináncialo al menos con sentido común. No debes aceptar el primer préstamo que te ofrezcan, sino que debes ser tú el que busque las mejores opciones de financiación. Tampoco pierdas de vista los intereses y ten en cuenta que cuánto mayor sea el plazo de devolución del préstamo, mucho mayor serán los intereses. Para que te hagas una idea, si pides un préstamo de 20.000 euros con un tipo de interés del 7% y el periodo de devolución es de 8 años (el máximo posible), al final el coche te costará 26.176 euros. Sin embargo, si el préstamo es de solo 4 años, el importe total del coche será 22.988 euros. Un ahorro importante, ¿no te parece?

Quizá te interese leer | ¿Por qué el desempleo estacional es tan importante en España?

boton zaplo blog