montar una oficina en casa

Cómo montar una oficina en casa: TODO lo que necesitas saber

Si eres freelance o te estás planteando teletrabajar, vas a necesitar tener tu propia oficina en casa. En este artículo te demostraremos que, a no ser que quieras crear el nuevo Amazon, una oficina casera es más fácil y económica de lo que parece.

Partiendo de la base de que ya tienes ordenador y wifi, imprescindibles en casi cualquier trabajo, el desembolso económico necesario para crear tu propia oficina es muy pequeño. ¿No nos crees? Pues solo tienes que seguir nuestros consejos.

Oficina en casa barata y funcional: todo lo que necesitas saber

  1. Elige un buen lugar.

En la mayoría de ocasiones, sobre todo si tienes hijos pequeños, será el lugar el que te escoja a ti. Pero si tienes la suerte de poder elegir, busca un sitio en el que te sientas a gusto y que tenga bastante luz natural. Cuanta más tengas para trabajar, mucho mejor, ya que el ambiente será más agradable y la vista se te cansará menos.

Otro punto importante, muy importante en realidad, es que sea un lugar silencioso. Vas a necesitar concentrarte para hacer bien tu trabajo y eso será complicado de conseguir si hay un patio de vecinos cerca o si tus hijos corretean justo al lado.

  1. Que la silla sea cómoda.

Lo siguiente que has de elegir es la silla, ya que en ella donde pasarás todo el tiempo sentado en tu oficina en casa. Debe ser cómoda, muy cómoda, aunque no tanto como para echarte una siesta. Que tenga ruedas, que sea giratoria, elevable… Ya sabes, todo lo necesario para estar cómodo y prevenir lesiones y molestias de espalda.

  1. El escritorio de tu oficina en casa debe ser funcional.

No te emociones y quieras comprarte el último escritorio de moda que veas en Instagram. El escritorio que elijas debe cumplir solo dos requisitos: ser práctico (para que se adapte a tu estilo de trabajo) y ser económico (no hace falta que te dejes un dineral en él).

Importante que tengas en cuenta la distancia de la silla al escritorio para no tener que forzar la postura.

  1. Una estantería bien organizada.

Si los informes, las facturas, los recibos, etc forman parte de tu día a día, entonces vas a necesitar una estantería en la que tenerlo todo bien organizado. Eso sí, por el bien del medio ambiente y de tu propia cabeza, no sufras diógenes y tira todos los documentos que no necesites. O mejor, recíclalos.

  1. Usa las paredes.

Si el espacio es un problema para ti, una pared vacía puede convertirse en tu mejor aliada. Coloca en ella un buen panel de corcho en el que añadir notas, o pégale una gran pizarra blanca en la que anotar observaciones. Sobre todo si tu trabajo es creativo, lo más probable es que mejores tu productividad con este sencillo truco.

Y ya está. No necesitas nada más.

¿Solo eso?

Seguro que en internet has visto decenas de pequeñas oficinas caseras con todo tipo de lujos, muy bien organizadas, minimalistas, con lo último en tecnología, con puertas correderas para ocultarlas… pero ya sabes, mucho postureo y poco sentido práctico.

Cualquier persona normal, como tú y como yo, puede tener una oficina en casa por muy poco dinero. Créenos, si sigues los cinco consejos que te acabamos de dar podrás trabajar desde la comodidad de tu hogar sin hacer un gran desembolso económico.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog