Bootstrapping

Cómo hacer bootstrapping para emprender

Emprender se ha puesto de moda en los últimos años. La crisis financiera de 2008 disparó la tasa de desempleo en España y propició que muchas personas encontrasen en el emprendimiento la única solución a sus problemas laborales. ¿Sabes lo que es el bootstrapping?

Emprender no es un camino de rosas. El problema número uno que tienen que afrontar la mayoría de emprendedores es conseguir el capital necesario para desarrollar su proyecto. Con el grifo de la financiación bancaria cerrado en seco, alternativas como el crowdfunding o el crowdlending se han abierto paso y se han vuelto muy populares.

Otra opción menos publicitada en los medios pero muy frecuente en el mundo emprendedor es el bootstrapping. Emprender con esta fórmula significa hacerlo sin recursos externos, es decir, sin pedirle dinero a nadie y utilizando únicamente los ahorros propios.

Obviamente, esta alternativa no es factible si quieres crear, por ejemplo, una franquicia o una fábrica para la que necesitas comprar muchas máquinas, ya que el desembolso inicial en estos casos es importante.

Sin embargo, para negocios que no requieren una gran inversión, por ejemplo, los negocios online, el bootstrapping es una opción con más ventajas que inconvenientes.

Ventajas e inconvenientes de emprender con bootstrapping

Las principales ventajas de emprender con recursos propios son las siguientes:

  • Mantienes el control total sobre tu empresa en todo momento. Al no haber inversores externos, nadie influirá en tu toma de decisiones y el cien por cien de tu empresa (y de sus futuros beneficios) será tuyo.
  • No tienes deudas. Emprender no es fácil, y si lo haces con la mochila cargada de deudas que tienes que devolver, será más difícil aún.
  • La empresa crecerá de forma ordenada. Tendrás que vigilar cada euro que gastes, por lo que invertirás de forma inteligente, tomarás decisiones bien meditadas y tu negocio crecerá poco a poco y con cimientos fuertes.

Pero el bootstrapping también tiene algunos inconvenientes. Estos son los dos más importantes:

  • Pones en riesgo tu patrimonio personal. Si el negocio acaba mal puedes perder tus ahorros y acabar arruinado.
  • Limitas el crecimiento de tu negocio. Crecer poco a poco tiene sus ventajas, pero si tu competencia recibe una fuerte inyección de capital puede pasar por encima tuya y enviarte al cementerio de los emprendedores.

Consejos para emprender con bootstrapping

Si te decides a emprender con esta fórmula, ten en cuenta estos cinco consejos que te ayudarán a reducir costes:

  1. Trabaja desde casa siempre que puedas. Si necesitas una oficina, antes de alquilar, echa un ojo a los espacios de coworking. Así evitarás un gasto fijo importante.
  2. Compra los muebles de segunda mano. En el caso de que necesites mobiliario, vete al mercado de segunda mano. Nueve de cada diez empresas quiebran en su primer año de vida, por lo que la oferta de muebles de oficina casi nuevos es enorme.
  3. Controla todos tus gastos. Usa presupuestos y lleva la gestión diaria de tus flujos de entrada y de salida de dinero. Ningún euro puede quedar fuera de tu control.
  4. Separa tu economía de la de tu negocio desde el minuto uno. No mezcles tus gastos personales con los profesionales. Ayudará que te pongas una nómina.
  5. Escucha a tus clientes. Tus clientes son la llave de tu negocio y su feedback es muy valioso. Escúchales y sigue la estela de sus decisiones. Ellos deberían marcar el rumbo de la empresa.

¿Preparado para emprender sin ayuda financiera? Si tu idea de negocio calza con esta filosofía de inversión, ¡atrévete a dar el paso!

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog