ahorrar electricidad

Cómo ahorrar electricidad en la cocina

¿Quieres ahorrar en la factura de la luz y no sabes por dónde empezar? Pues empieza por la cocina, posiblemente la estancia de tu hogar que más electricidad consume. En este artículo te vamos a dar 7 consejos para que lo consigas. Comprobarás que ahorrar electricidad es mucho más fácil de lo que crees.

Ahorrar electricidad en la cocina es más fácil de lo que crees

infografia_ahorrar electricidad

1º. Compra electrodomésticos A+++.

Es la forma más efectiva de ahorrar electricidad: comprar electrodomésticos con el sello A+++ en su etiqueta de eficiencia energética, pero solo si ya tenías pensado renovar tus viejos electrodomésticos por otros nuevos. Si aún están en buen estado, entonces no tiene demasiado sentido que hagas esta inversión.

2º.  Regula la temperatura de tu frigorífico.

La temperatura del frigorífico no puede ser la misma siempre, sino que debes adaptarla a la estación del año en la que te encuentres. Si hace mucho calor, bájala para que enfríe más; pero recuerda subirla cuando vuelva el frío.

En general, la nevera debe estar entre 3 y 5 grados (nivel 2 de la ruleta en invierno y 4-5 en verano), mientras que el congelador ha de estar entre -22 y -15 grados.

3º. Ábrelo lo mínimo posible.

De nada servirá que te preocupes por regular la temperatura periódicamente si no eres cuidadoso en el uso diario. Debes abrir la nevera lo mínimo posible. Y cuando la abras, ciérrala rápido. No te quedes pensando qué coger o dónde colocar algo si no quieres que las compañías eléctricas hagan su agosto gracias a tu incertidumbre.

4º. No guardes en la nevera alimentos calientes.

Si haces esto, pasan dos cosas: primero, que no es bueno para su conservación, por lo que quizás te ganes una gastroenteritis; y segundo, que calientas el interior de la nevera y la obligas a trabajar más de lo necesario para recuperar su temperatura normal. En consecuencia, gasta más electricidad.

Siguiendo esta misma lógica, cuando quieras descongelar alguna comida, sácala del congelador y métela en la nevera. Este producto congelado ayudará a enfriarla y podrás ahorrar en la factura de la luz.

5º. Usa eficientemente el horno.

Este electrodoméstico también gasta mucha electricidad, por lo que debes usarlo con cabeza. Por ejemplo:

  • No precalentando más tiempo del necesario (10-15 minutos bastan).
  • No abriéndolo y cerrándolo constantemente para comprobar cuánto tiempo le queda a la comida (se le escapa el 20% del calor).
  • Aprovechando que está caliente para hornear varias comidas seguidas.
  • Haciéndole un buen mantenimiento.
  • Apagándolo varios minutos antes de que la comida esté lista.

6º. Cuidado con la vitrocerámica.

Con la vitro también tienes que usar la cabeza para ahorrar. Algunos consejos:

  • Aprovecha el calor residual y apágala antes de terminar la comida.
  • Si la cocción va a durar mucho tiempo es mejor usar la olla a presión.
  • Tapa las sartenes para que no pierdan temperatura.
  • No pongas las sartenes pequeñas en los fogones grandes, ni las grandes en los pequeños.

7º. Evita el consumo fantasma.

Si no vas a utilizar algunos aparatos eléctricos, no los dejes en standby con la lucecita o el reloj encendidos. La tostadora, la sandwichera, el robot de cocina o el microondas no tienen por qué estar conectados a la electricidad las 24 horas del día. Si no vas a usarlos, desconéctalos.

¿Qué te parecen nuestros consejos para ahorrar electricidad? ¿Crees que se nos ha olvidado alguno?

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un crédito rápido de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog