coches eléctricos

Coches eléctricos: consumo vs. ahorro

El avance que trae consigo las nuevas tecnologías hace que sectores tradicionales, como en este caso es el del automóvil, vean revolucionado su concepto tradicional de venta y producción. En esta línea, la aparición de coches eléctricos supone un cambio drástico que afecta también a otros mercados como el de la energía. La gran ventaja de esta revolución es el consumo de los coches eléctricos, pero ¿realmente es un ahorro?

Una de las principales ventajas de los coches eléctricos es que no precisa de combustibles fósiles para su funcionamiento, por ello, al depender de la energía eléctrica, tiene que resultar más económico que frecuentar la gasolinera.

Quizá te interese leer | ¿Qué medidas puedes tomar para ahorrar agua?

Principales factores de ahorro en los coches eléctricos

  • Coste de adquisición: El valor de un coche eléctrico es mucho más elevado que el resto, al menos, por ahora. Esto supone realizar un planteamiento a largo plazo de la amortización de la compra, pues, aunque los costes posteriormente descritos son más bajos, no resulta más económico para todo tipo de usuarios.
  • Costes de mantenimiento: Al prescindir de mucha de la mecánica que utiliza un vehículo de combustión, los costes son más reducidos, pues no precisa de reparaciones o sustituciones de dichos componentes.
  • Coste de recarga: El consumo de los coches eléctricos es su gran ventaja, pues es mucho más reducido que el del vehículo tradicional, al menos en términos económicos. De ahí que, sobre todo, en las grandes ciudades ya comiencen a verse fuentes de alimentación eléctrica de manera habitual. Con la salvedad de que no permiten realizar tantos kilómetros por “recarga” como un vehículo de combustión, el paso por el “enchufe” es mucho más barato que las tradicionales gasolineras.

Quizá te interese leer | ¿Cómo podemos ahorrar en luz?

Consumo de los coches eléctricos

Si el consumo medio del coche de gasolina/diésel es de 4 litros a los 100, siendo muy generoso con la cifra, y el precio de referencia del combustible es de 1 euro, el coste de realizar 500 kilómetros sería de 20 euros. Por el contrario, un coche eléctrico que consuma 16 kW/h por cada 100 km, con un precio de 0,12 euros el kW/h, supondría un gasto, para el mismo recorrido, de 9,6 euros.

La diferencia de precio es muy significativa, pues supone gastar menos de la mitad del dinero para recorrer la misma distancia. Si a esto se multiplica la cantidad de kilómetros que son realizados al cabo del año, puede verse cuántos euros supone optar por la compra de un coche u otro. A más kilómetros realizados más ahorro. Por ello, la compra de un vehículo eléctrico garantiza un ahorro mucho mayor a quienes más uso hacen del coche.

Quizá te interese leer | Las 5 claves del buen ahorrador

La entrada del vehículo eléctrico al mercado es toda una revolución, pero su presencia en el mismo no será fuerte hasta que no reduzcan los precios de venta. La innovación y el desarrollo en la tecnología serán piezas fundamentales.

boton zaplo blog