Coches diesel

Coches diesel: ¿cuáles son sus ventajas e inconvenientes?

Los años de gloria de los coches diesel ya son historia. En la actualidad, el mundo del motor está presenciando una cruzada contra este tipo de motores. Desde que en 2017 se empezasen a oír campanas sobre su prohibición, las ventas de estos vehículos empezaron a caer en beneficio de los coches de gasolina.

Si te preguntas si comprar un coche diesel es o no una buena opción, con este artículo trataremos de aclararte las dudas.

Ventajas de los coches diesel

Los coches diesel presentan tres grandes ventajas sobre los de gasolina. Te las resumimos a continuación:

  • El coste del combustible es ligeramente inferior que la gasolina, como también su consumo. Si hacemos muchos kilómetros al cabo del año, el ahorro puede llegar a ser bastante importante.
  • Son motores con mucha fuerza, ya que trabajan a bajas revoluciones. Si lo comparamos con coches de gasolina, los diesel siempre van más bajos de revoluciones y a pesar de ello tienen más empuje.
  • La durabilidad y fiabilidad son mayores. Los motores diesel se desgastan menos con el paso de los años, por lo que no es descabellado encontrar vehículos con más de 300.000 kilómetros que funcionan casi como el primer día.

Como puedes ver, un coche diesel, a pesar de las críticas, sigue siendo garantía de calidad. En muchos casos, estas tres ventajas pueden llegar a justificar su compra, a pesar de que también tiene algunos inconvenientes. ¿Los conocemos?

Inconvenientes de los coches diesel

Estos son los principales inconvenientes de comprar un coche diesel, en su mayoría económicas:

  • Son más caros. El precio de venta de los coches diesel es más elevado que el de los de gasolina. De media, la diferencia oscila entre 1.500 y 3.000 euros, que dado el caso es bastante dinero. Sin embargo, si hacemos muchos kilómetros al año, el ahorro en combustible lo compensa.
  • Las averías también son más caras. El mantenimiento y las reparaciones de estos vehículos tienen un precio también mayor. Además, el número de revisiones periódicas para cambios de filtros, aceites, etc también es mayor si queremos conservarlo en buen estado.
  • Tanto la ITV como el precio del seguro obligatorio suelen ser también más elevados que en su homólogo de gasolina.
  • No te sentirás como Fernando Alonso. Los amantes de los coches potentes no gozarán con el rugir de un motor diesel. La gasolina transmite más y mejores sensaciones deportivas.

En resumen, un coche diesel interesa si tenemos pensado viajar de forma frecuente y hacer muchos kilómetros con él, ya que a largo plazo la mayor inversión inicial se compensa con el ahorro de combustible y la mayor durabilidad.

Sin embargo, si la mayor parte del tiempo vamos a usarlo dentro de la ciudad, llevando a los niños al colegio, y el cuenta kilómetros no va a sufrir grandes sustos, optaríamos por un motor de gasolina, más aún si tenemos en cuenta que a medio/largo plazo la oferta de coches diesel por parte de los fabricantes va a ir a menos.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog