tienda online

Atención emprendedor: tres claves para que tu tienda online sea un éxito

El comercio electrónico se ha convertido en una alternativa para muchos emprendedores de nuestro país. El enorme potencial que ofrece internet -con millones de clientes a un solo golpe de clic de nuestro negocio- y la reducción de costes respecto a un negocio físico, han conseguido que el concepto de tienda online viva en la actualidad uno de sus mejores momentos.

Ya sea como negocio principal o como actividad secundaria, montar una tienda online es mucho más que contratar un servidor y empezar a vender productos. Cierto es que cada vez hay más plataformas que permiten crear nuestra propia tienda siguiendo unos pasos preestablecidos por un sistema informático. Sin embargo, una cosa es tener una tienda online a secas y otra bien distinta tener una tienda online con la que triunfar en el mercado.

Si quieres que tu tienda online destaque necesitarás de la ayuda de expertos en desarrollo web, una muy buena organización de la misma y una estrategia eficaz de marketing online. Por esta razón, en esta ocasión repasaremos en Zaplo las tres claves para que tu tienda online sea un éxito y triunfe frente a la competencia.

Pilares para que tu tienda online venda

  1. La plataforma tecnológica. Vendemos en internet, por lo que ni decir tiene que la tecnología es el elemento imprescindible de nuestra tienda online. Ya no se trata solamente del proceso de creación de la propia tienda, que como señalamos antes puede ser sencillo gracias a la multitud de plataformas para la creación de negocios online que existen, sino de lo que viene después de crearla.

    Una de las piezas de software que necesitaremos es un pasarela de pagos a través de la cual los clientes puedan pagar los artículos que compran. Esta puede estar vinculada a una tarjeta de crédito o a Paypal. En cualquiera de lo casos, requiere una buena configuración y un mantenimiento constante para que los pagos sean seguros al cien por cien.

    La contabilidad y facturación también suele estar vinculada vía software a nuestra tienda online, por lo que también requiere de una puesta a punto y supervisión constante.

  1. El funcionamiento de la tienda online. Podría parecer que el funcionamiento de una tienda online se resume en hacer un clic para comprar y otro clic para pagar. Nada que ver con la realidad: compras a proveedores, almacenamiento de stocks, gestión de devoluciones, incidencias, devoluciones, finanzas… El engranaje de una tienda online es enorme y si solo uno de estos aspectos cojea, nuestra tienda fracasará.

    Imagina gestionar mal el stock y que te encuentres con pedidos que no puedes atender durante semanas. O bien imagina que no cuentas con una estrategia para efectuar una devolución rápida y sin costes para el cliente. ¿Qué imagen de poca profesionalidad darías a este? Factores como estos pueden suponer la quiebra de un negocio online.

  1. Estrategia comercial. El punto de partida para que nuestra tienda online sea un éxito son los productos que se comercializan. Un error común es no hacer un buen estudio de mercado y comenzar un negocio online con un producto que no tiene hueco en el mercado. El segundo error es no saber captar al cliente a pesar de tener un buen producto por no disponer de una estrategia comercial efectiva.

    El cliente no va a llegar por arte de magia a nuestra tienda online, sino que somos nosotros los que hemos de conducirle a la misma. Para lograrlo es fundamental diseñar un buen plan de marketing que, primero, de a conocer nuestro negocio al mundo; y segundo, nos permita ganar clientes. El posicionamiento en buscadores y las redes sociales juegan un papel fundamental en este sentido. Quizás sería un buen punto empezar por ahí.

¿Tienda online? Sí, pero con cabeza

En definitiva, como acabamos de ver, montar una tienda online no es nada sencillo. El proceso no acaba simplemente con la creación física del negocio, sino que va mucho más allá y requerirá por nuestra parte de esfuerzo, tiempo y dinero.

Si estamos dispuestos a dar el paso y comenzar con nuestro propio negocio debemos tener muy claro que no se trata de un juego de niños. Eso sí, disfrutaremos del placer de trabajar para nosotros mismos de forma autónoma y sin jefes que nos digan qué hacer o qué no hacer. Seremos libres.