césped artificial

Cómo tener un césped artificial perfecto sin morir en el intento

Todo aquel que vive en una casa con un gran patio o jardín se ha hecho alguna vez siguiente pregunta: ¿es mejor el césped natural o el césped artificial? Ante este dilema, mucha gente, en ocasiones por desconocimiento, rechaza el césped artificial y opta por el natural. Creen que es más real y bonito, pero nada que ver con la realidad. Esta elección podría cambiar si conocieran un poco más a fondo las bondades del césped artificial.

El césped artificial no es más que una moqueta de fibras sintéticas que tienen la apariencia de un césped natural, con la ventaja de que es más resistente y duradero, motivo por el que se utiliza en muchos terrenos deportivos. Por esta razón, cada vez son más y más las personas que lo instalan en el patio de su casa, no solo por su bonita estética y su aspecto cuidado, sino por la gran cantidad de ventajas que tiene. ¿Quieres saber las más importantes?

Estas son las ventajas de instalar césped artificial en casa

1º. El césped artificial es más fácil de mantener.

Como podrás imaginar, requiere cuidados, pero no tantos como el césped natural, así que no tendrás que dedicar un largo rato cada día a cuidar tu patio. Bastará con quitar los residuos y limpiarlo a fondo cuando sea necesario. Más adelante te explicaremos a fondo el mantenimiento.

2º. Es más económico.

No hay que segarlo, no hay que abonarlo y se riega con menos frecuencia. No hace falta explicar el ahorro que esto supone, ¿verdad?

3º. El césped artificial es más resistente.

¿Y si llueve, nieva o hace demasiado calor? No hay por qué preocuparse, las fibras sintéticas resisten mejor las condiciones extremas. ¡Y aún hay más! Si tienes pensado poner una piscina en tu patio, este césped es el ideal, ya que también es antideslizante y resistente al cloro.

4º. Es fácil de instalar.

Hay quienes piensan que instalar césped en su patio de suelo de hormigón o baldosa es un proceso largo, difícil y caro. ¡De eso nada! El césped artificial se puede instalar fácilmente sobre cualquier superficie.

¿Qué se debe hacer para tener un césped artificial perfecto?

Son muchos los que instalan un césped artificial pensando que no requerirá ningún trabajo o lo hacen con la intención de ahorrarse tener que cuidarlo, y con el tiempo se dan cuenta de que no es así. El césped está al aire libre, por lo que, inevitablemente, se ensuciará y se deteriorará con el tiempo si no se cuida como es debido.

Por eso, como te explicábamos más arriba, lo mejor para evitarlo es seguir una serie de pequeños cuidados que evitarán un mal mayor a largo plazo. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Te lo contamos!

1º. Retira los residuos de gran tamaño.

Retira las hojas, palos, y demás residuos que llegan al césped, por ejemplo, por culpa del viento. Pero ojo, hazlo a mano si quieres evitar atascar la maquinaria.

2º. Presta atención a los residuos difíciles en tu césped artificial.

A continuación, elimina los residuos más complejos, como chicles, restos de comida o de excrementos de tus mascotas, etc. Para ello, utiliza una mezcla de agua con un pelín de amoníaco, lejía o jabón neutro, y las manchas y los malos olores desaparecerán con rapidez. Sí, ya sabemos que da un poco de pereza, pero si no lo haces, con el paso del tiempo el césped podría perder su textura e incluso su color. ¡No te la juegues!

3º. Retira los residuos de menor tamaño.

Pero la limpieza no acaba ahí, que no se vean residuos en el suelo no quiere decir que no los haya. Al contrario, la gran mayoría son casi invisibles a simple vista: polvo, suciedad, pelos, etc. Utiliza una máquina especializada, como las máquinas de cepillar y barrer el césped, y terminarás en un santiamén.

4º. Riega tu césped artificial con regularidad.

Como te decíamos antes, no hay que regarlo tanto como un césped natural. Eso sí, que sea artificial no quiere decir que no haga falta regarlo nunca, ya que es una manera de lavar las fibras sintéticas y quitar la suciedad. Asimismo, también es aconsejable pasar la manguera en los días más calurosos de verano para evitar que se recaliente.

5º. Evita los hongos.

Igual que en los céspedes naturales, en los artificiales también pueden salir hongos. Rara vez, eso sí. Pero mejor prevenir que curar, ¿no crees? Mantén tu césped limpio y utiliza fungicidas naturales en épocas de humedad para evitar que aparezcan, ¡y listo!

6º. Impide la salida de malas hierbas.

No es de extrañar que sobre tu moqueta asome césped o malas hierbas si está instalada sobre un terreno natural. Esto afecta negativamente a la estética de tu bonito jardín, y no quieres eso, ¿verdad? ¡Utiliza herbicidas naturales para evitarlo!

7º. Aplana la base.

En los meses de invierno, el viento puede mover la arena o la tierra sobre la que está instalada tu moqueta de césped artificial. Si es tu caso, retírala y coloca bien la base para conseguir una superficie plana y cómoda.

8º. No dejes encima objetos muy pesados.

El césped artificial no se echa a perder con tanta facilidad, pero cuando pasa, no crecen hierbas nuevas como en el natural. Por eso es fundamental que vayas con cuidado y procures no dejar objetos muy pesados encima, como, por ejemplo, el mobiliario del patio. Así evitarás que las fibras se deterioren.

9º. Cuidado con las barbacoas.

Es casi tradición: verano, sol, patio y barbacoa. Por una parte, no hay por qué preocuparse, ya que el césped artificial no prende, pero ¡cuidado!, ante temperaturas muy altas las fibras podrían derretirse.

10º. Ten cuidado con las bajas temperaturas.

Es cierto que hay que regar el césped con regularidad, pero también hay que saber cuándo hacerlo. En los meses fríos de invierno, hazlo cuando menos fresco haga o, en su defecto, por las tardes, ya que si hace mucho frío o hiela por la noche, el agua podría helarse y deteriorar la base de la moqueta.

Como ves, lo artificial en muchos casos puede ser igual o incluso mejor que lo natural. Menos cuidados. Menos dinero. Más resistente. No te lo pienses más, ¡decora tu patio con un césped artificial y mantenlo impecable con estos consejos!

 

boton zaplo blog