negocio online

Posibles causas por las que tu negocio online no mola

Si tienes un negocio online y los resultados que obtienes mes a mes no son los que esperabas, es evidente que estás haciendo algo mal y que tienes que cambiarlo. El paso fundamental para poder resolver el problema que le impide a tu negocio crecer y generar resultados positivos es identificar cuál es ese problema. Cuánto antes lo detectes, antes podrás resolverlo.

A continuación te mostramos las posibles causas por las que tu negocio online no mola y por ello no genera las ventas que tu esperabas:

  1. Eres tú quién no está haciéndolo bien.

Mucha gente monta un negocio online pensando que este funcionará por inercia y sin apenas esfuerzo. Tremendo error. Un negocio online es una empresa, solo que en el mundo digital, por lo que no basta con tirarse a la piscina y esperar a que funcione sin más. Hay que esforzarse, trabajar, formarse, aprender, copiar, innovar. En definitiva, el emprendedor tiene que moverse y actuar.

  1. No hay un plan de negocio.

¿Tienes claro cuál es el objetivo de tu negocio? ¿Has sido realista estableciendo las metas y tienes un plan para conseguirlo? Sin un plan de negocio y sin unas estrategias estudiadas al milímetro es imposible vender. Deja de divagar, márcate unos objetivos concretos y traza un plan para alcanzarlos.

  1. No sabes a quién le estás vendiendo.

Vendas lo que vendas, has de tener muy claro quiénes son tus clientes potenciales. ¿Gente joven? ¿Solteros? ¿Matrimonios con hijos? Sean cuales sean, has de poner el foco en ellos. Intentar venderle a todo el mundo por igual es un imposible. Has de focalizar a tu público objetivo, tu target, y centrar en él todos tus esfuerzos: ¿cómo son? ¿Cuáles son sus hobbies? ¿Cómo piensan?

  1. No confían en ti.

Si quieres que alguien que no te ve físicamente ponga el número de su tarjeta de crédito en tu página web, antes has de conseguir que confíe en ti. Si tu web no aporta confianza, si surgen dudas sobre quién está detrás de ella o si en los textos escritos se percibe que no dominas al cien por cien la temática, no tendrás credibilidad y nadie te comprará.

  1. No dominas tu mercado.

Hay que entender perfectamente como funciona el mercado de nuestro negocio si queremos vender y tener buenos resultados. Por ejemplo, si no eres deportista, jamás triunfarás en un mercado de ropa de deporte. Y si no te gusta la fotografía, ¿crees que una web de afiliados en la que recomiendas cámaras fotográficas puede funcionar? Tu negocio tiene que apasionarte para que puedas llegar a entender como funciona el mercado y así poder dominarlo.

  1. No dedicas tiempo a la formación.

En internet todo evoluciona muy deprisa, por lo que la formación ha de ser un proceso continuo al que debes dedicar al menos media hora todos los días. Haz cursos online, lee libros, haz formación presencial y, lo más importante de todo, aprende de aquel a que quieres imitar.

  1. No usas adecuadamente las redes sociales.

Montas un negocio online y esperas que la gente llegue a tu página web sin más, sin usar las redes sociales porque crees que no van contigo. Este es un error garrafal repetido por cientos de emprendedores digitales. Las redes sociales te permiten interactuar con tus clientes potenciales, aportarles confianza y además funcionan como embudo para que acaben en tu web.

  1. No inviertes.

Si no quieres gastar dinero, ¿cómo pretendes ganarlo? Lo gratis no siempre es suficiente. No te conformes con que los clientes te encuentren en Google: paga publicidad en esa plataforma para darte a conocer. La publicidad en Facebook también es muy efectiva para captar tráfico web. Del mismo modo, las mejores herramientas online y plugins para tu web seguro que son de pago, por lo que deberás gastarte el dinero en ellas.

  1. No descansas.

Este último punto es fundamental. El hecho de que tu negocio esté en tu casa delante del ordenador no significa que tengas que estar las 24 horas del día pensando en él. Has de aprender a tener un horario de trabajo y a desconectar del mismo fuera de él. Disfruta de tu familia y de tus amigos, haz deporte, desconecta… Si te encierras en tu trabajo y no descansas no serás productivo y no pensarás con claridad.

boton zaplo blog