Capitalizar el paro

Capitalizar el paro para emprender: todos los detalles

Si te has quedado parado y estás pensando en emprender, deberías saber que existe la posibilidad de que consigas la prestación por desempleo en un pago único. Es lo que se conoce como capitalizar el paro, una opción bastante interesante, aunque no exenta de riesgos, para emprender un negocio propio.

Capitalizar el paro facilita las iniciativas de empleo autónomo abonando en un solo pago el importe total de la prestación. Existen tres modalidades de pago: percepción del 100% de la prestación, percepción de solo una parte de la prestación o compensación mensual de las cuotas de autónomos.

¿Quiénes son los beneficiarios del pago único y a qué se puede destinar el dinero?

Capitalizar el pago es una opción válida para casi todos los desempleados. Lógicamente, existen algunos requisitos para poder ser beneficiario del pago único. Estos son los más importantes:

  • Acreditar el alta como autónomo estable o la incorporación a una cooperativa.
  • Tras la aprobación de la capitalización se debe iniciar la actividad en un plazo máximo de un mes.
  • No haber compatibilizado la prestación por desempleo con ser autónomo en los dos años anteriores.
  • Como mínimo hay que tener pendiente de cobro al menos tres mensualidades de la prestación.
  • No se puede haber sido beneficiario de otra capitalización en los cuatro años anteriores a la solicitud.

También es importante tener claro cuáles son las actividades empresariales compatibles con el pago único, que son las siguientes:

  • Convertirse en trabajador autónomo.
  • Incorporarse a una cooperativa o sociedad laboral ya existente o de nueva creación.
  • Realizar una aportación al capital social de una entidad mercantil de nueva constitución o constituida en un plazo máximo de 12 meses anteriores a la aportación.

Capitalizar el paro: ¿Cómo se solicita?

El pago único se solicita al Servicio Público de Empleo (SEPE), bien acudiendo a sus oficinas o bien a través de internet. Junto con el impreso de solicitud y el DNI o pasaporte hemos de incluir una memoria explicativa sobre el proyecto de la actividad que vamos a desarrollar y sobre la inversión a realizar. Los importes han de ser sin IVA, ya que el IVA soportado en la inversión no se subvenciona.

Una vez aprobada nuestra solicitud y recibido el importe del pago único, no podremos destinar el dinero a otros fines distintos de los especificados en la solicitud. Disponemos de un mes para ejecutar el proyecto y lo justificaremos entregando las facturas, recibos de alquiler, escrituras, contratos de compraventa o traspasos, etc… que acrediten nuestra inversión.

Desde un punto de vista fiscal, el 100% de las cantidades percibidas en concepto de capitalización del paro están exentas de IRPF (anteriormente el límite estaba en 15.500 euros). El único requisito es que se mantenga la actividad empresarial durante al menos cinco años.

Inconvenientes de capitalizar el paro

A pesar de las ventajas, la capitalización del paro también tiene algunos inconvenientes. El más importantes de todos es que se consume el derecho a la prestación: si el negocio va mal y hemos invertido en él toda la prestación, nos podemos quedar sin ninguna fuente de ingresos.

Por otra parte, no a todo el mundo le interesa capitalizar el paro. Si tu idea es montar una tienda física que requiere una gran inversión, entonces sí podría ser interesante el pago único. Sin embargo, para un profesional que ofrece servicios tal vez resulte más interesante seguir cobrando el paro en tanto no tenga montada la empresa, ya que en este caso la inversión es bastante más reducida, y posteriormente solicitar el pago único en la modalidad de subvención de las cuotas de la Seguridad Social.

boton zaplo blog