nueva ley hipotecaria

Estos son los principales cambios de la nueva ley hipotecaria

Recientemente el Consejo de Ministros aprobó la Ley de los Contratos de Crédito Inmobiliario, popularmente conocida como nueva ley hipotecaria, que debería entrar en vigor en la primera mitad de 2018. El objetivo de esta norma es ofrecer una protección mayor al consumidor y una mayor transparencia en los contratos hipotecarios, basado en la Directiva Comunitaria.

Las novedades de la nueva ley hipotecaria son muchas y bastante interesantes. Este es un resumen de los puntos principales.

Nueva ley hipotecaria, ¿qué cambia?

1.  Más transparencia en el banco.

La documentación de la hipoteca será enviada al cliente siete días antes de la firma para que este pueda estar bien informado en el momento de la misma. Se envía además una ficha europea de información normalizada (FEIN), una ficha de advertencias estandarizadas con las cláusulas del contrato (FIAE) y en el caso de las hipotecas a interés variable, se aportará una simulación de cómo cambiará la cuota según las variaciones del Euribor.

2. Más transparencia en la notaría.

Esta transparencia se extiende a las notarías. Una vez recopilada toda la información sobre su futura hipoteca, con la nueva ley hipotecaria, el cliente podrá hacer una consulta gratuita al notario para que le resuelva sus dudas y comprobar que cuenta con toda la documentación. Además, el notario se convierte en responsable de que el cliente entienda todas las cláusulas y de que no haya ninguna de las consideradas abusivas en el contrato.

3.  Fin de los productos vinculados.

Con la nueva ley hipotecaria, los bancos ya no podrán exigir a sus clientes contratar productos vinculados a la hipoteca, como tarjetas o seguros de hogar o de vida. Estos productos han de ofrecerse por separado especificando los precios de forma independiente a la hipoteca. Sin embargo, el banco sí podrá exigir un seguro de vida o de protección de pagos que el cliente contratará con la compañía que desee.

4.  Facilidades a la subrogación y al cambio de hipoteca.

A partir de ahora, con la entrada en vigor de la nueva ley hipotecaria, será más fácil y más barato cambiar de banco buscando mejores condiciones hipotecarias. Hasta ahora este cambio era muy costoso y tedioso. Por otra parte, habrá más facilidad para pasar de una hipoteca a tipo variable a otra a tipo fijo, y viceversa. La comisión máxima será del 0,25 % hasta el tercer año de la hipoteca; a partir de ese año, no se permitirá cobrar ninguna comisión

5. Menos comisiones.

Se reducen o limitan todas las comisiones, como las de compensación por desistimiento, la de compensación por riesgo de tipo de interés, la comisión sobre el capital pendiente, las de amortización parcial o total, etc. Además, con esta nueva ley hipotecaria se imponen límites a las altísimas comisiones de demora de la actualidad, que como máximo podrán ser de tres veces el interés legal del dinero.

6. Se intenta evitar los desahucios.

Hasta ahora, los bancos activaban la cláusula de vencimiento anticipado, que es previa al desahucio, tras el impago de tres cuotas. Con la entrada en vigor de esta ley solo podrán hacerlo cuando el impago sea correspondiente al 2% de la hipoteca, durante la primera mitad de la vida de la misma, y a un 4% durante el resto del tiempo.

7. Mayores facilidades para cambiar las hipotecas en divisas extranjeras.

En los años previos a la crisis, cuando el Euribor se encontraba en valores máximos, mucha gente suscribió hipotecas en divisas extranjeras. Fueron muy populares la hipotecas en yenes japoneses, que posteriormente se encarecieron muchísimo. Con esta nueva ley se darán mayores facilidades para convertir estas hipotecas a euros.

boton zaplo blog