cabecera_mantenimiento_coche

Cómo hacer un buen mantenimiento de tu coche

Cuando una persona compra un coche tiene la responsabilidad de mantenerlo en las mejores condiciones posibles. Un coche en buen estado, con su mantenimiento al día, ayuda a reducir accidentes y contribuye a la seguridad vial. Además, con un coche en perfectas condiciones se evitan algunas reparaciones caras. Hoy te hablamos de cómo hacer un buen mantenimiento de tu coche.

El verano ya da sus últimos coletazos, por lo que este es un buen momento para revisar el vehículo. En este artículo te vamos a dar las pautas para que hagas un buen mantenimiento de tu coche antes de que lleguen las primeras heladas y el frío.

Esto es lo que tienes que hacer para asegurar un buen mantenimiento de tu coche

Mantenimiento de tu coche

1º. Inspección de los neumáticos.

Los neumáticos son la única parte del vehículo que está en contacto permanente con el suelo. Que estos estén en buen estado es fundamental para garantizar la seguridad del coche en la carretera. Empieza por revisa la presión al menos una vez por semana. También echa un ojo al estado de la goma y a la profundidad del dibujo. Si no estás seguro sobre si es el correcto, consúltalo con tu mecánico de confianza.

2º. Revisión de filtros.

En todo vehículo encontramos los filtros de aceite, los filtros de aire, los filtros de combustible y los filtros de habitáculo. Como su propio nombre indica, su función consiste en filtrar elementos o fluidos y son fundamentales para conservar el vehículo en buen estado. En general, se recomienda sustituirlos una vez al año.

3º. Sistema de aire acondicionado.

Siempre es importante echar un ojo al sistema de aire acondicionado del vehículo, ya que es el responsable de que haya una buena temperatura en el interior del habitáculo. Si no queremos que una mañana de frío casi polar la calefacción nos deje colgados, más vale comprobar que el sistema funciona correctamente, sobre todo tras el uso intenso que le hemos dado en verano.

4º. Las escobillas.

Las escobillas se deforman y se rompen, y más después de las altas temperaturas de los últimos meses. Son un elemento de desgaste frecuente que se debería sustituir al menos una vez al año, antes de que empiecen las primeras lluvias. A nadie le gustará encontrarse en mitad de una tormenta, con poquísima visibilidad, y unas escobillas que no hacen bien su trabajo.

5º. Niveles de los líquidos.

Los vehículos cuentan con varios depósitos de líquidos que deben mantenerse dentro de unos niveles de seguridad. Por ejemplo, el depósito del anticongelante, el del aceite y el del agua destilada de la batería. Más vale que nos aseguremos de que sus niveles son correctos para garantizar el buen funcionamiento del vehículo y prevenir problemas.

6º. Frenos.

Unos frenos en mal estado pueden alargar una frenada varios metros y provocar un accidente. Por eso hay que prestar mucha atención a cualquier ruido, chirrido o anomalía que notemos al pisar el pedal de freno. Hay que decir que no es fácil detectar un problema de este tipo, por lo que se recomienda llevarlo a un taller una vez al año para que lo revise un especialista.

7º. Correa de distribución.

Para terminar, es importantísimo revisar la correa de distribución, una pieza cara de sustituir que muchos conductores dan por olvidada. Su función es sincronizar los cuatro tiempos del motor, la chispa de la bujía y la apertura y cierre de las válvulas de admisión y escape. Su rotura supone una avería muy grave del vehículo, por lo que más vale seguir al pie de la letra los consejos de mantenimiento que da cada fabricante.

¿Te han sido de utilidad estos consejos para el buen mantenimiento de tu coche?

boton zaplo blog