ayudas al emprendimiento

Ayudas al emprendimiento: iniciativas privadas

Emprender no es fácil. Todos conocemos casos de empresas de amigos o familiares que fracasaron en el mercado. Las estadísticas dicen que nueve de cada diez empresas fracasan en su primer año de vida, y de las que sobreviven, nueve de cada diez fracasarán con el paso del tiempo. Por esta razón, la existencia de ayudas al emprendimiento es tan importante.

Ya en una ocasión os explicamos las ayudas públicas que existen para fomentar el emprendimiento, como ayudas a la contratación de trabajadores, bonificaciones a las cuotas a la Seguridad Social, incentivos fiscales, ayudas financieras, subvenciones, etc. En esta ocasión hablaremos sobre las iniciativas privadas que existen para apoyar a los emprendedores.

Quizá te interese leer | Principales rutinas para mejorar tu productividad laboral

Iniciativas privadas de ayudas al emprendimiento

  • Concursos para emprendedores. Cada vez son más populares en nuestro país. Se trata de iniciativas de entidades privadas que buscan respaldar proyectos empresariales de diferentes formas, principalmente mediante premios en metálico. Como premio también pueden llegar a ofrecer formación, asesoramiento y apoyo para buscar financiación posterior. Una de las ayudas al emprendimiento más efectivas.
  • Viveros de empresas. Son centros de trabajo compartidos financiados con fondos privados. Se dirigen a jóvenes emprendedores con negocios en fase muy temprana y pueden mantenerse hasta un máximo de dos años, tiempo más que suficiente para que la empresa comience a obtener beneficios. Suelen incluir asesoría jurídica y contable. Los primeros viveros de nuestro país se ubicaron en campus universitarios.

Quizá te interese leer | Emprender: Radiografía del buen emprendedor

  • Incubadoras de empresas. Se trata de compañías que a través de apoyo económico, asesoramiento, networking, espacios de trabajo con servicios de telecomunicaciones, limpieza o estacionamiento y formación, tienen como objetivo impulsar a negocios emergentes. El objetivo de estas incubadoras es mejorar el plan de negocios de la empresa y las habilidades de gestión empresarial de emprendedor. Los procesos de incubación suelen durar dos años.
  • Aceleradoras de empresas. Como su propio nombre indica, son compañías que impulsan el lanzamiento de un negocio de nueva creación en el menor tiempo posible. Al contrario que en las incubadoras, donde se mima el desarrollo plausible del negocio, las aceleradoras persiguen un crecimiento vertiginoso en poco tiempo. Por esta razón, solo apoyan proyectos que comercializan productos o servicios con un fuerte grado de penetración en el mercado.

Quizá te interese leer | ¿Qué es una aceleradora de empresas? ¿Para qué sirve?

  • Espacios de coworking o cotrabajo. Dejamos para el último una de las iniciativas más baratas, accesibles y útiles para los emprendedores. Se trata de centros de trabajo compartidos en los que diferentes emprendedores (o empresas) ocupan una misma oficina. Gracias a esto los costes se reducen considerablemente (alquiler, electricidad, internet, telefonía…). Los precios suelen fijarse en función del tiempo que se ocupa el espacio: todos los días, un par de días a la semana, etc. A las ventajas del ahorro económico se suma que el emprendedor puede contagiarse del ambiente estimulante que lo rodea, e incluso realizar proyectos comunes junto a otros emprendedores. España es el tercer país del mundo por número de coworkings.

¿Qué te parecen todas estas ayudas al emprendimiento? ¿Te parecen suficientes?

boton zaplo blog