empresas

Así nos observan las empresas para adivinar qué queremos consumir

Las empresas nos observan y en ocasiones ni siquiera somos conscientes de ello. Las grandes empresas no dejan nada al azar y estudian nuestros patrones de consumo: cómo nos comportamos cuando estamos comprando, qué nos llama la atención o como reaccionamos ante determinados estímulos. Así que en el post de hoy vamos a analizar un poco más de cerca este ‘fenómeno’.

Quizá te interese leer | El acceso al crédito es fundamental para la vida diaria

9 herramientas que utilizan las empresas para saber qué queremos consumir

  1. Sondeos por encuesta o cuestionarios. Es el procedimiento más utilizado y el más simple de todos. Permiten a las empresas recopilar mucha información sobre sus clientes. Pueden ser realizadas en el lugar de compra, en la calle, por teléfono, por internet… También pueden ser de respuesta cerrada (sí o  no) o respuestas abiertas donde se busca una mayor interacción con el cliente.
  1. Entrevistas personales. Se trata de un encuentro individual entre un representante de la empresa y un cliente que acepta formar parte del estudio. Las entrevistas permiten recoger información amplia y cualitativa, ya que el entrevistador adapta la misma al ritmo de la conversación. El problema es que son más difíciles de llevar a cabo que una simple encuesta, además de más costosas, y se abarca una muestra mucho menor.
  1. Experimentación. Consiste en hacer pruebas a un grupo reducido de personas antes de lanzar un nuevo producto al mercado. La experimentación permite estudiar las ventas que tendrá el nuevo producto. Por ejemplo, estudiando la aceptación de los consumidores ante la forma y el tipo de envase o ante variaciones en el precio.
  1. Observación. La empresa observa y analiza como se comportan los consumidores cuando están comprando sin que estos se percaten de ello. Los centros comerciales, por ejemplo, suelen estudiar los patrones de compra de las personas que están comprando en ellos.
  1. Estanterías alimentarias inteligentes. En muchos centros comerciales y supermercados se está probando la instalación de sensores en las estanterías que permitan obtener información sobre los clientes. La empresa Mondelez Internacional, grupo que engloba a marcas como Chips Ahoy, Oreo o Tuc lleva varios años trabajando en ello.

Quizá te interese leer | Lista de la compra semanal: una forma de ahorrar

  1. Cámaras espías. Algunas tiendas de ropa utilizan sus sistemas de vigilancia para identificar el sexo y la edad de los consumidores. También analizan a qué zonas de la tienda se dirigen, donde permanecen más tiempo, qué compran, etc.
  1. Productos gratis. A través de las muestras gratis se intenta acercar el producto a los consumidores. En la era de internet, existen infinidad de programas, juegos o aplicaciones gratuitas que lo que pretenden realmente es obtener información sobre sus usuarios para analizar sus gustos de compra. Las cookies también hacen un gran trabajo en este sentido.
  1. Valoración de la repercusión mediática obtenida. A veces se presenta a los medios de comunicación un prototipo o la noticia del próximo lanzamiento de un nuevo producto para valorar qué difusión se le da y qué medio se hacen eco de ella: periódicos impresos, webs, blogs, redes sociales…
  1. Técnicas de neuromarketing. Estas técnicas utilizan mediciones psicofisiológicas de los participantes, como la actividad cerebral, el ritmo cardiaco o los movimientos oculares, ante la presentación de determinados estímulos. El objetivo es recopilar información objetiva y no basada en creencias. El neuromarketing se utiliza, por ejemplo, para conocer el impacto de un anuncio analizando cuáles son los niveles de máxima atención y emotividad.

Quizá te interese leer | Cinco consejos para no caer en la trampa del consumo irracional

¿Cómo te quedas? ¿Sabías que mientras compras las empresas te están observando? ¿Cambiará esto tus hábitos?

boton zaplo blog