japoneses

¿Qué podemos aprender de los japoneses si queremos ahorrar?

Japón es uno de esos países a los que la historia no se lo ha puesto nada fácil. Las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, el 6 y 9 de agosto de 1945, pusieron fin a la Segunda Guerra Mundial y marcaron un antes y un después en la historia del país asiático y de los japoneses.

Hoy Japón es la tercera economía más grande del mundo y la cuarta por paridad de poder adquisitivo, según el Fondo Monetario Internacional. Tenemos mucho que aprender de ellos.

Gran parte del éxito económico de Japón reside en la capacidad que tienen sus habitantes para trabajar duro, administrar bien su dinero y ahorrar muy por encima de lo que estamos acostumbrados en occidente. La tasa media de ahorro en Japón ronda el 25%, mientras que en España alcanzamos con duras penas el 6%. ¿Cómo lo consiguen?

El ahorro está fuertemente arraigado en la cultura japonesa. Gastar a final de mes todo lo que se gana trabajando es algo que un japonés no llega a entender, y más si tenemos en cuenta que el coste de vida en Japón es bastante elevado. La vivienda, la comida, el transporte o el ocio no son precisamente baratos en este país, y menos en Tokio, su capital.

¿CÓMO AHORRAN LOS JAPONESES?

Precisamente por estos motivos tenemos tanto que aprender sobre las técnicas de ahorro de los japoneses. Por ejemplo, para ahorrar con la alimentación el japonés suele comer mucho en casa y poco en restaurantes. Otra de sus manías es hacer la compra del súper en supermercados locales, más baratos que las grandes cadenas.

En lo que respecta al transporte, la fuerte contaminación en algunas de sus ciudades ha ayudado a que los desplazamientos en bicicleta estén totalmente normalizados. Es raro el japonés que no tiene una bici en casa que utiliza a diario en las distancias cortas. Para desplazamientos entre ciudades son populares los autobuses nocturnos, muy seguros, confortables y económicos. También los bonos de transporte que permiten repetir un trayecto a diario.

El japonés medio suele ahorrar también en ocio y deporte (buscando actividades gratuitas y al aire libre), en cines, en karaokes, con las populares matsuri (fiestas locales gratuitas) o recurriendo al fuerte mercado de compraventa de productos de segunda mano que hay en el país.

KAKEBO: EL LIBRO NACIONAL PARA PROMOVER EL AHORRO

Si hablamos de ahorro y de Japón irremediablemente tenemos que hablar de Kakebo, una adaptación del Kakeibo, considerado por muchos el libro nacional para promover el ahorro en este país asiático. Lo desarrolló Motoko Hani en 1904 con el objetivo de ayudar a gestionar las finanzas del hogar a las mujeres y es tal su éxito que su uso ha traspasado fronteras.

Los japoneses suelen comprar el Kakeibo a principios de año. Con él hacen una previsión mensual de sus gastos fijos y controlan el resto de gastos mediante categorías como supervivencia, ocio y vicio, cultura y extras. El truco está en tener disciplina y hacer las cuentas de cada día para saber dónde están las fugas de dinero y cómo controlarlas.

Si quieres aprender de los japoneses y ahorrar como ellos empieza por comprar este libro y por tomarte muy en serio tus finanzas personales. Te advertimos que es muy adictivo y que tal vez logre reducir tus hábitos consumistas.

boton zaplo blog