apalancarte para invertir

¿Debes apalancarte para invertir?

Hay una frase muy repetida en el mundo de los negocios, “todas las fortunas se han construido con el dinero de otros”, ¿qué tal te suena? ¿Crees que es verdad?

No tenemos datos sobre cómo han hecho crecer su cuenta bancaria los más grandes caudales a nivel mundial pero sí sabemos que una de las estrategias más frecuentes es apoyarse en crédito de otros para financiar las nuevas inversiones.

Entonces, ¿debo pedir dinero prestado para hacer una inversión? O dicho de una forma más técnica, ¿debes apalancarte para invertir? En este artículo te lo explicamos.

Ventajas de la inversión apalancada

Te vamos a contar una historia real que en este blog vivimos de primera mano. Conocemos a una persona que, digámoslo así, no tiene problemas de dinero (vamos, que está forrao). Cuando los ceros de tu cuenta llegan a cierto número de dígitos te empiezas a mover en otros niveles, a jugar en otra liga. Este era su caso.

En uno de esos círculos, este hombre se enteró de que un importante supermercado estaba buscando un local para alquilar. Dio la casualidad de que él conocía uno que encajaría perfecto así que, en un movimiento maestro, habló con el dueño para comprárselo. Al mismo tiempo, contactó con el supermercado ofreciéndoles el local, que todavía ni poseía. Con el precio que pedía el vendedor y la oferta de alquiler del supermercado en la mano fue al banco a pedir financiación.

Terminó comprando el local con una hipoteca sobre el mismo que se pagaba con la renta del supermercado. De esto hace unos 5 años y sus previsiones son que, en otros 10, acabe de pagar la hipoteca y el local sea definitivamente suyo.

Sin haberse endeudado esta persona jamás habría podido adquirir el inmueble. Es cierto que el margen entre el interés de la deuda y el rendimiento de la inversión es bajo, nulo o incluso negativo a corto plazo, pero al eliminarse la deuda, en el largo plazo, ese margen tiende a infinito.

Buena maniobra, ¿verdad? Pues sí, pero no siempre sucede así. Por esta razón, vamos a ver bajo qué circunstancias la jugada del apalancamiento financiero puede salir bien.

¿Cuándo merece la pena apalancarte para invertir?

No hay una regla definitiva, como te puedes imaginar. Podrías pignorar todos los ahorros de tu familia, pedir un préstamo para invertir todo en criptomonedas y que la operación te saliera de cine, pero también puedes darte un peñazo que abras los telediarios.

Aquí van algunas pautas que deberías seguir para minimizar riesgos:

  • Invierte en bienes inmuebles: históricamente, y a largo plazo, está demostrado que es una inversión lenta pero segura. Eso sí, mucho ojo con subirte a las burbujas.
  • Hazlo si eres joven: cualquier beneficio pasa por el largo plazo. Si el Imserso ya te permite viajar, entonces no te endeudes para invertir.
  • Cuando los tipos de interés sean bajos: y negocias con tu banco que sigan siéndolo. Si no, se terminarán comiendo el reducido margen de los primeros años.
  • Debes estar muy muy seguro: no pierdas de vista que si el asunto se tuerce, palmarás la inversión y tendrás un bonito pufo. Recuerda que la banca nunca pierde.

¿Listo para apalancarte para invertir? ¿O te hemos quitado las ganas?