análisis DAFO

Cómo validar una idea de negocio: el análisis DAFO

Mucha gente tiene una idea de negocio en la cabeza pero no te atreves a llevarla a la práctica por miedo a que no funcione. Las dudas son completamente normales. La incertidumbre es la gasolina del mundo de los negocios. Es imposible saber a ciencia cierta si una idea es buena o si por el contrario se trata de un disparate. Sin embargo, existe un método que ha demostrado ser muy eficaz para validar posibles proyectos empresariales: el análisis DAFO, acrónimo formado por las iniciales de las palabras Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades, o SWOT, su equivalente en inglés (Strengths, Weaknesses, Oportunities y Threats).

Este método ayuda a analizar los factores que pueden condicionar el éxito o el fracaso de una empresa. Por un lado se evalúan las fortalezas y debilidades, que surgen del análisis interno de la propia empresa; y por otro, las oportunidades y amenazas procedentes del análisis de su entorno.

ANÁLISIS INTERNO: FORTALEZAS Y DEBILIDADES

El análisis interno de la empresa consiste en analizar cuáles son sus fortalezas y cuáles sus debilidades en relación con las empresas que serían su competencia. De lo que se trata es de analizar los puntos fuertes (fortalezas) y los puntos débiles (debilidades) que tiene y que pueden condicionar el éxito o el fracaso del negocio en el futuro.

Las fortalezas otorgan una ventaja competitiva a la empresa sobre el resto de sus competidores. Por ejemplo, disponer de recursos humanos muy capacitados, una tecnología de última generación, disponibilidad de dinero para inversiones, un local muy amplio y bien comunicado, atención al cliente de lunes a domingo… Si tú tienes esos factores y tu competencia no, entonces tienes una fortaleza.

Por el contrario, las debilidades son una barrera que pueden impedir la buena marcha del negocio. Por ejemplo, la incapacidad de financiación, unas instalaciones obsoletas, la falta de una dirección estratégica, unos recursos humanos desmotivados y sin formación o una tecnología del siglo pasado. Estos factores te hacen perder competitividad.

ANÁLISIS EXTERNO

El análisis externo consiste en estudiar el entorno en el que se desarrollará tu proyecto, tanto el general (que afecta a todas las empresas por igual) como el específico (afecta a determinados sectores), y ver las amenazas y las oportunidades que se presentan respecto a la competencia.

Las amenazas pueden complicar tu trabajo y reducir tus probabilidades de éxito. Por ejemplo, la fabricación de productos sustitutivos low cost en China, el aumento de los tipos de interés, una crisis estructural o la proliferación de empresas que te harán la competencia.

Mientras tanto, las oportunidades te dan otra ventaja competitiva que puede traducirse en mayores ventas. Por ejemplo, un mercado en crecimiento, la aparición de una nueva tecnología, las posibilidades de exportar a nuevos países o un aumento demográfico.

CÓMO INTERPRETAR UN ANÁLISIS DAFO

De la combinación del análisis interno, con sus fortalezas y debilidades, y el análisis externo, con sus amenazas y oportunidades, podrás obtener una aproximación muy exacta sobre la realidad de tu futuro negocio. Si el número de fortalezas y oportunidades es mayor que el de debilidades y amenazas, todo apunta a que tu idea de negocio puede ser buena.

Pero no olvides que este método es solo una aproximación a la realidad. Los resultados del análisis DAFO no son científicos y tanto su puesta en práctica como su interpretación se prestan a la subjetividad.

boton zaplo blog