afrodisiacos

Alimentos afrodisíacos: ¿realidad o placebo?

Con frecuencia se habla de las propiedades afrodisíacas de algunos alimentos como el chocolate, las ostras o la canela. Se les atribuye la capacidad de aumentar el deseo sexual de quién lo consume. ¿Pero es esto cierto o solo se trata de un mito? ¿Puedes mejorar tu libido con la comida o estos alimentos afrodisiacos son solo un placebo?

El concepto de alimento afrodisíaco no es para nada nuevo. Griegos y romanos desde tiempos remotos ya utilizaban especias y plantas que consideraban que mejoraban el rendimiento sexual. No en vano, la palabra afrodisíaco hace referencia a Afrodita, diosa griego del amor relacionada con la fecundidad y la energía.

¿QUÉ ALIMENTOS SON AFRODISIACOS?

Algunos de los alimentos afrodisiacos más consumidos son los siguientes:

  • Chocolate. Como el cacao contiene feniletilamina, una sustancia que contribuye en la producción de dopamina y en la liberación de endorfinas, se le suele atribuir el poder de aumentar el deseo sexual.
  • Canela. Dado que la canela ayuda a mejorar la circulación, se cree que facilita que la sangre llegue a los genitales, contribuyendo de esta forma a una mayor excitación sexual.
  • Ostras. Las hormonas están directamente relacionadas con el deseo sexual, y el zinc, presente en gran cantidad en las ostras, hace que estas sean consideradas uno de los mayores afrodisiacos.
  • Vainilla. Se cree que estimula la testosterona y los estrógenos, generando así un mayor ímpetu sexual en quién la consume.
  • Fresas. Además de contener altas cantidades de vitamina C, también aportan magnesio y potasio, sustancias que contribuyen a un mayor deseo sexual.

Pero estos no son los únicos. También se consideran afrodisiacos la miel, la mostaza, el vino tinto, el café, el ajo, la maca, el jengibre, el plátano o el aguacate. La lista es interminable.

¿Pero de verdad estimulan el deseo sexual o estamos ante un mito sin fundamento? Veamos la opinión de la ciencia.

LOS ALIMENTOS AFRODISIACOS Y LA CIENCIA

Vamos a decirlo sin rodeos: la ciencia no ha encontrado ninguna relación entre el consumo de alimentos afrodisíacos y el aumento del deseo sexual. A pesar de que los estudios en este tema han sido numerosos, la conclusión parece repetirse en todos.

Estamos, por tanto, ante un más que probable efecto placebo de estos alimentos. Su consumo nos puede hacer creer que tenemos más ganas de mantener relaciones sexuales cuando realmente no es así. Simplemente nos engañamos a nosotros mismos.

Tal vez muchos de estos alimentos afrodisíacos solo lo sean por asociación sensual. Las ostras, por ejemplo, pueden simbolizar una vagina, mientras que el plátano simboliza un pene. También las peras pueden recordar un cuerpo femenino y las fresas a la mucosa genital. ¿Conseguirán estas formas hacernos creer que estamos sexualmente estimulados?

Ojo, porque el hecho de que científicamente no se haya demostrado que los afrodisíacos sean efectivos no quiere decir que sea una mala noticia. Si nuestra excitación sexual mejora porque creemos que estamos bajo la influencia de un estimulante sexual, ¡todos a comer fresas, almendras o chocolate ahora mismo!

¿Nos das la razón, pillín/a? 😉

boton zaplo blog