ahorrar organizando una comunión

Cómo ahorrar organizando una comunión

Hace unos días te explicamos cómo ahorrar organizando un cumpleaños y en esta ocasión repasaremos cómo ahorrar organizando una comunión. Organizar una comunión sencilla y barata, pero a la vez original y divertida es posible y, créenos, más fácil de lo que parece. Aquí van una serie de trucos para que no lamentes cada día que llevaste a tus hijos a catequesis.

SEIS consejos para ahorrar organizando una comunión

1º. Decoración DIY

La decoración de un evento define el evento. Las comuniones se caracterizan por ser un evento de ambiente informal, relajado y con un toque infantil. Por eso la decoración que elijas en la comunión debe favorecer la creación de este ambiente.

Para ahorrar en este aspecto puedes recurrir a los infinitos tutoriales DIY que encontrarás en Internet. Te sorprenderás no solo de tu vena artística sino también de lo fácil que es ahorrar gracias a Youtube. Esta es una de las claves para ahorrar organizando una comunión.

2º. Busca alternativas al clásico salón de comuniones

No es obligatorio celebrar la comunión en el típico restaurante con langosta en el menú. Puedes hacerlo en un emplazamiento natural, en el jardín de tu casa, en la finca de un amigo… Hoy en día hay multitud de empresas de catering con precios asequibles. Te ahorras el alquiler del espacio en el restaurante y los niños podrán jugar sin miedo a que rompan el acuario del marisco.

No pierdas de vista que la estrella del evento tiene 9 años. Ten en cuenta lo que le gustaría y no lo que te gustaría a ti.

3º. Lo bueno, si es pronto, dos veces bueno

Al igual que los billetes de avión, cuanto antes, mejor. Esta es la máxima para ahorrar en cualquier evento. Una vez que tengas la fecha lo primero de todo es elaborar una lista de proveedores, contactar con ellos y comparar presupuestos. El “ya lo haremos” es tu enemigo si quieres rascar unos euros organizando la comunión.

Planifica también la lista de invitados y evita las incorporaciones de última hora. Cuanto más tarde, más caros. No solo te evitarás quebraderos de cabeza si no que esa buena previsión hará que no te salgas del presupuesto previsto. Otra de las claves para ahorrar organizando una comunión.

4º. Los menús ostentosos están demodé

Los menús de aperitivo, entrantes y catorce platos, con un cortante de limón entre medias, ya no se llevan. Es más, te la juegas a escuchar un “me aburro” de tu hijo antes de acabar la sopa. Elige productos de temporada de calidad, que además te saldrán más económicos.

5º. No necesitas contratar a Apple para diseñar las invitaciones

Seguro que tú, tu hermano o una amiga tenéis conocimientos de Photoshop o alguna herramienta gratuita de diseño como Canva. Personaliza el diseño con su ayuda y envíalas vía email. Y para aquellos que no tienen email sólo tienes que imprimir unas cuantas copias y listo. Fácil, rápido y para toda la familia.

6º. Encárgate tú del detalle a los invitados

Olvídate de que regalar a tus invitados una mermelada ecológica en tarros reciclados sea de mal gusto. No es solo eso, sino que está de moda. Los productos caseros y hechos de forma artesanal son tendencia así que aprovéchala y benefíciate. Tus invitados pensarán que te has implicado personalmente en el evento y tu ahorrarás dinero. Viva el DIY.

Recuerda que una comunión es una fiesta infantil con invitados adultos. Lo bueno de saberlo, además de que los niños se lo pasarán en grande, es que sus gustos suelen ser más económicos.

boton zaplo blog