ahorrar mientras gastas

¿Sabes que es posible ahorrar mientras gastas?

¿Quieres ahorrar y por más que lo intentas no lo consigues? Lo más probable es que no estés gestionando de forma correcta tus finanzas personales. Todo el mundo debería ser capaz de ahorrar una parte de sus ingresos. De lo contrario, podría verse en problemas financieros en el futuro. Pero… ¿se puede ahorrar mientras gastas?

En este artículo te enseñaremos 5 reglas de oro para ayudarte a ahorrar mientras gastas dinero. Y no, no nos hemos vuelto locos. Vamos a aprender a utilizar nuestra conducta consumista para ahorrar.

Las 5 reglas de oro para ahorrar mientras gastas

Regla 1. Redondeo de compras.

Es la regla más “complicada” de todas para ahorrar mientras gastas, pero no porque sea difícil, sino porque requiere un poco de dedicación cada día. De lo que se trata es de redondear cada compra que hagamos hasta el próximo euro y ahorrar la diferencia.

Por ejemplo, si un día gastamos 3,45 euros en desayunar, 1,20 euros en una botella de agua y 20,10 € en una camiseta, haremos tres redondeos: de 0,55€ por el desayuno, de 0,80 por el agua y de 0,90 por la camiseta. En total, mandaremos a la hucha 2,25 euros.

Regla 2. Retención por ingreso.

En esta ocasión, por cada ingreso que recibamos en nuestra nómina debemos hacer una transferencia a la cuenta de ahorro. Puede ser una cantidad fija, por ejemplo, 60 euros por ingreso; o un porcentaje, por ejemplo, el 10%.

Regla 3. Comisión por comer fuera.

Esta será la única comisión que pagarás sin enfadarte. Cada vez que comas en un bar o en un restaurante, añadirás al importe de la comida una comisión de 5€.

Con este nuevo hábito conseguirás dos cosas: primero, comer menos fuera y, por tanto, gastar menos dinero; y segundo, que esa comida te reporte algo positivo, en este caso, el ahorro. Es una de las opciones más ‘divertidas’ para ahorrar mientras gastas.

Regla 4. La transferencia semanal.

Con esta nueva regla vamos a crear un gasto nuevo cada semana: el gasto del ahorro. De lo que se trata en esta ocasión es de automatizar una transferencia periódica semanal a tu cuenta de ahorro.

Puedes hacerlo de la forma que te resulte más cómoda. Por ejemplo, una transferencia semanal de 25 euros (ahorrarías 1.300 euros en un año).

Otra opción es hacer una transferencia escalonada siguiendo el reto de las 52 semanas: la semana 1, ahorras 1 euro; la semana, 2 euros; la 3, 3 euros… y así hasta llegar a la semana 52, en la que debes ahorrar 52 euros (1.378 euros de ahorro en total).

Regla 5. El gasto que se fue para no volver.

Decide qué gasto quieres eliminar. Debe ser un gasto prescindible que no te reporte ningún beneficio real porque puedas sustituir por una alternativa gratuita. Por ejemplo, el abono a la televisión de pago, la cuota al gimnasio o alguna suscripción online.

Cuanto te des de baja en ese servicio, imagínate que sigues pagándolo y transfiere el dinero a tu cuenta de ahorro. Por ejemplo, si dejas de ir al gimnasio y pagabas 40 euros al mes por ir, cada mes debes transferir 40 euros a tu cuenta de ahorro.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog