situaciones que no cubre tu seguro del hogar

7 situaciones que no cubre tu seguro del hogar

Hoy en día, con la gran cantidad de empresas aseguradoras que hay, y la variedad de pólizas que ofrecen, tendemos a pensar “no pasa nada, lo cubre mi seguro”. Y, en parte, es verdad: el seguro del hogar nos libra de muchas preocupaciones. Pero no de todas, porque hay situaciones que no cubre tu seguro de hogar.

Ninguna compañía de seguros ofrece una cobertura sin límites. Te contamos cuales son las situaciones más frecuentes en las que tu seguro, probablemente, no podrá ayudarte.

Situaciones que no cubre tu seguro del hogar y que probablemente no sabías

situaciones que no cubre tu seguro del hogar

7 situaciones que no cubre tu seguro del hogar

1. Desgaste por el paso del tiempo.

Si un electrodoméstico no funciona bien porque es viejo o está desgastado, y no te queda más remedio que sustituirlo por uno nuevo, el seguro no correrá con los gastos. En general, todo lo que corresponda al mantenimiento de tu casa saldrá de tu bolsillo y son situaciones que no cubre tu seguro del hogar.

2. Hurto.

¿Eres de los que creen que un hurto es lo mismo que un robo? ¡Error! El hurto es aquel que no implica violencia y, por lo tanto, muchas compañías de seguros no cubren las pérdidas. Así que ya sabes, asegúrate bien de cerrar la puerta o consulta las condiciones de tu seguro para no llevarte sorpresas.

3. Daños en el exterior.

Para la mayoría de la gente, el concepto de casa incluye también el patio y el jardín, pero para las compañías aseguradoras, normalmente la vivienda se reduce solo al edificio. Por tanto, tu seguro del hogar podría no cubrir los desperfectos o robos que ocurran en estas zonas.

4. Accidentes de fumadores.

¿Fumas y tienes la mala costumbre de no apagar el cigarro? Este descuido podría costarte más caro de lo que crees, ya que la gran mayoría de compañías de seguros no se hacen responsables de los daños que esto pueda ocasionar.

5. Termitas.

A veces, los desperfectos no se deben a personas, sino a insectos como las termitas, que se alimentan de la madera. Así que, si sospechas que hay una plaga devorando tus muebles, no esperes más. Ponte en contacto con una empresa que solucione este problema, ya que tu seguro del hogar no lo hará.

6. Dinero y joyas.

Si tuvieras una caja fuerte, ¿qué guardarías en ella? Seguro que lo más valioso, como el dinero y las joyas, ¿verdad? En ese caso, es importante que te asegures de que está bien cerrada, ya que, de lo contrario, en caso de robo lo más probable es que tu aseguradora se desentienda de la situación. O al menos que solo te cubra hasta cierto límite.

7. Lluvias intensas.

Las condiciones meteorológicas son un punto problemático en todas las pólizas. ¿El motivo? Muy sencillo: solo cubren los daños por lluvias y vientos, siempre y cuando se llegue a un mínimo de desperfectos. El problema es que si se produce una inundación, lo más probable es que el seguro no se haga cargo, al considerarlo un desastre natural.

Como ves, hay muchas situaciones en las que tu seguro del hogar te abandonará a tu suerte. Por eso, es importante que antes de contratar uno compares y estudies no solo los precios, sino también qué cubren y, sobre todo, qué no cubren.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un crédito rápido de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog