antes de invertir

7 preguntas que debes hacerte antes de invertir tu primer euro

Cuando se habla de invertir en bolsa, por norma general suelen surgir muchas dudas. El miedo a perder dinero siempre merodea por la cabeza del inversor. Para evitar que esto ocurra, antes de invertir tu primer euro deberías hacerte algunas preguntas. En concreto, cuatro preguntas. Son muy sencillas y sus respuestas determinarán cuál es la mejor inversión para ti.

Para y respóndete a estas preguntas antes de invertir

1º. ¿Cuál es tu situación financiera actual?

Lo primero es tener claro cuál es tu situación económico-financiera actual. Si no tienes hipoteca, préstamos personales o deudas de tarjetas de crédito, y además ya tienes un fondo de emergencia con el que enfrentar imprevistos, entonces tu economía está saneada y es un buen momento para invertir.

Por el contrario, si no tienes ahorros (o estos son escasos) ni capacidad para ahorrar más; o bien si las deudas devoran una parte importante de tus ingresos cada mes, entonces quizás deberías plantearte cancelar esos pasivos y ahorrar un poco más antes de invertir.

2º. ¿Qué pretendes conseguir invirtiendo?

En función de cuáles sean tus objetivos futuros, así será el horizonte de tu inversión. Si quieres invertir pensando en disfrutar de unas buenas vacaciones dentro de tres o cuatro años, el producto financiero que elijas debe ser relativamente líquido.

Por el contrario, si eres joven y tu meta es llegar a la jubilación con un buen fondo que te permita vivir como un rey, entonces tu horizonte temporal es de 35-40 años, podrás asumir mayor volatilidad y el rendimiento potencial de tu inversión será mucho más elevado.

3º. ¿Cuánto riesgo estás dispuesto a asumir?

Toda inversión conlleva un riesgo. Si te dicen lo contrario, mienten. Sin embargo, hay inversiones más seguras y otras más arriesgadas. Normalmente, cuanto mayor sea el riesgo que estés dispuesto a asumir, mayores serán las potenciales ganancias. Las inversiones poco arriesgadas son también inversiones con escasa rentabilidad.

Debes tener claro cuál es tu tolerancia al riesgo y cruzar ese dato con tu objetivo de inversión (punto 2). Para un inversor conservador que quiera recuperar su dinero en pocos años existen pocos productos de inversión interesantes. Sin embargo, si quieres ver crecer tu dinero muy a largo plazo el riesgo que podrías absorber sería mucho mayor, siempre y cuando te atrevas a asumirlo.

4º. ¿Cuánto estás dispuesto a pagar para que gestionen tus inversiones?

En este punto hay dos factores muy importantes: tu tiempo y tu dinero. Si dispones de mucho tiempo libre puedes dedicarlo a aprender y así gestionar tus inversiones tú mismo sin la ayuda de un asesor. En este caso el precio de gestionar tus inversiones es cero.

Por el contrario, si tu tiempo escasea no te queda más remedio que pagarle a un experto para gestiones tus inversiones. Si aceptas un consejo, busca a un asesor que cobre su comisión en función de la evolución de tu cartera: si tú ganas, él gana; y si tú pierdes, él no cobra.

CONCLUSIONES

Las respuestas a estas preguntas determinarán qué inversión es mejor para ti y en cuál no deberías perder ni un solo minuto de tu tiempo.

Un escenario de inversión ideal podría ser el de un ahorrador con un buen fondo de emergencias ya constituido, más de veinte años por delante para invertir, una tolerancia moderada/alta al riesgo y tiempo y dinero suficientes para formarse y dejarse asesorar por un profesional. Pero sabemos que esta no es la situación de todo el mundo.

boton zaplo blog