niveles financieros

¿En cuál de estos 5 niveles financieros te encuentras?

La libertad económica guarda una relación muy estricta con el dinero que ingresas y que gastas cada mes. Tanto es así que podríamos hablar de cinco niveles financieros en función de cuál sea la relación que mantienes con tu dinero.

¿En cual te encuentras tú?

Independencia financiera: 5 niveles financieros para entenderla

  1. Supervivencia financiera

Es el escalón más bajo de todos los niveles financieros y en el que por desgracia se encuentra la mayoría de la gente. En el mundo occidental, este nivel lo formarían las personas que viven al día con su salario: si ingresan 1.300 euros al mes, gastan 1.300 euros al mes.

Se trata de personas sin capacidad de ahorro, sin fondo de emergencia y que no podrían hacer frente a un imprevisto económico si lo tuviesen. Si ocurriese, se verían obligadas a pedir un adelanto de sueldo en el trabajo, a usar la tarjeta de crédito o a pedir un préstamo.

Los que forman este grupo no tienen por qué tener un salario bajo. Puede tratarse de personas con trabajo estable y altos ingresos mensuales pero que gestionan de forma pésima sus finanzas personales.

El de la supervivencia financiera es el nivel en el que no se debe estar. Hay que salir de él cuanto antes y la única forma de conseguirlo es a través del ahorro.

  1. Estabilidad financiera

La llave de entrada a este segundo nivel es el ahorro. Aquí encontramos a las personas que no gastan todo lo que ingresan y que han sido capaces de crear un fondo de emergencias equivalente a, como mínimo, tres meses de su salario.

Este fondo les aporta tranquilidad, les permite conciliar el sueño plácidamente y hacer frente a los gastos imprevistos. Y es que nadie está a salvo de que se le rompa una tubería en casa, de tener que sustituir el frigorífico o de sufrir un ERE en su empleo.

Solo con estabilidad financiera se pueden afrontar estos gastos sin necesidad de recurrir a las deudas.

  1. Seguridad financiera

Como mínimo, este es el nivel al que deberíamos aspirar todos. Las personas que están en esta fase suelen tener fuentes de ingresos alternativas a su salario (alquileres, dividendos…) o ser dueños de sus propios negocios, aunque esto no es estrictamente necesario.

La seguridad financiera es la primera aproximación a la independencia financiera: gastas menos de lo que ingresas, ahorras de forma consistente y además inviertes tu dinero para lograr una rentabilidad por él.

La mayoría de las personas que llegan a este nivel se sienten “saciadas” financieramente, se acomodan y viven la vida lo mejor que pueden. ¡Error! Hay que intentar ascender al cuarto escalón: el de la independencia financiera.

  1. Independencia financiera

Esto ya son palabras mayores en lo que se refiere a niveles financieros. Una persona alcanza la independencia financiera en el momento en el que sus ingresos pasivos le permiten cubrir la totalidad de sus gastos. Por tanto, podrían dejar su trabajo y vivir el resto de sus vidas como rentistas con un nivel de calidad adecuado.

Por ejemplo, si tus gastos mensuales rondan los 2.000 euros, alguien que consiga ahorrar en torno a medio millón de euros, lo invierta y obtenga una rentabilidad anual del 6%, podría dejar de trabajar y vivir gracias al flujo de dinero que le proporcionan sus inversiones.

  1. Independencia absoluta

Es el nivel financiero más alto de todos. Las personas con independencia absoluta pueden hacer y deshacer con su dinero cualquier cosa que deseen. Tienen tanto que tendrían que esforzarse mucho para gastarlo todo.

La abundancia financiera, como también se le llama, se logra en el momento en el que tus ingresos pasivos son tan elevados que no tienes medios para gastarlos si mantienes tu estilo de vida.

¿Qué te parecen estos niveles finacieros? ¿En cuál de ellos te encuentras tú?

Si necesitas una ayudita extra, en Zaplo podemos ofrecerte un crédito rápido de hasta 2.500 euros (800 si es la primera vez que lo solicitas) a devolver de forma flexible y en cómodos plazos. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!

boton zaplo blog