excusas para no emprender

5 excusas para no emprender y sus 5 soluciones

¿Quieres dejar tu trabajo y montar tu propio negocio? No eres el único. Mucha gente se encuentra en esta misma situación pero no se atreven a dar el paso. El miedo a la incertidumbre, a quedarse sin ingresos o a no ser capaz de hacerlo todo por sí mismos son solo algunos de los grandes lastres del emprendedor vocacional. Hoy en Zaplo te contaremos  las 5 excusas para no emprender más recurrentes y utilizadas. Pero no nos quedaremos ahí. También te ofreceremos las 5 soluciones para afrontarlas y que así te puedas lanzar sin miedo a mundo del emprendimiento.

Las excusas para no emprender tienen solución

  1. No tengo dinero

Ni lo necesitas. Con los conocimientos adecuados, puedes emprender un negocio online a un coste muy reducido. Tu inversión inicial consistirá en la compra de un dominio, del hosting y de una plantilla para tu web (no te recomendamos las gratuitas). Eso son menos de 100 euros al año. Con el paso del tiempo, tras comprobar que el proyecto mínimo viable es rentable, podrás invertir en publicidad o en un diseño web más profesional.

Por el contrario, si tu idea de negocio es más tradicional, entonces te tienes que poner las pilas. O bien reduces gastos para ahorrar más; o bien buscas una fuente de ingresos adicional. Lo que nunca deberías hacer es endeudar tu futuro pidiendo un préstamo.

  1. No tengo tiempo

Todos tenemos tiempo. Lo que no tenemos son las prioridades bien definidas. Un día es muy largo y sus 24 horas dan para mucho. El problema es que para sacar la hora o las dos horas diarias que te permitirán poner en marcha tu proyecto personal tendrás que hacer sacrificios.

Prueba a despertarte antes. O a eliminar los tiempos muertos que usas “para relajarte”. También puedes acostarte una hora más tarde cada día. Y no salir a cenar el sábado por la noche. O no ver el mundial. En resumen, define claramente tus prioridades. Créenos, merece la pena.

  1. Me da miedo quedarme sin ingresos

Y a a todo el mundo. Precisamente por ese motivo deberías emprender lo antes posible. Trabajar para otros puede parecer seguro, pero no lo es en absoluto. La nómina fija a principios de mes durará hasta que el emprendedor que creó la empresa para la que trabajas lo decida.

Párate a pensarlo fríamente. Dependes de esa persona. De alguien al que no le importas nada. No tienes el control. Estás a su merced. Tu seguridad sería mucho mayor si tus ingresos dependiesen exclusivamente de ti. Y esto solo lo conseguirás con un negocio propio.

  1. Me falta una buena idea

Ninguna idea parece buena al principio. Y si lo parece, seguramente no lo sea. La clave para encontrar ideas es cambiar el chip. Tienes que dejar de pensar como consumidor y empezar a pensar como empresa.  Por ejemplo, deja de consultar Amazon buscando qué nueva cosa comprar. Hazlo tratando de prever cuál será el próximo éxito de ventas.

  1. No tengo los conocimientos técnicos necesarios

Ni falta que te hacen. Es imposible estar al día de todos los aspectos “técnicos” de un negocio. Si no entiendes de programación, busca a un socio programador. Si no tienes ni idea de diseño web, ponte en manos de un diseñador. Y si la fiscalidad no es lo tuyo, busca a un buen asesor. El 99% de los negocios delegan las tareas más complejas en sus inicios. Si intentas abordarlas todas fracasarás en poco tiempo.

Hay muchas más excusas para no emprender con sus correspondientes soluciones, pero estas son las más comunes, las que más frenan a los emprendedores. Esperamos que las reflexiones te ayuden a dar un paso en la buena dirección. O a inspirarte. Eso sería aún mejor.

boton zaplo blog