dinero

3 ideas sobre el dinero que todo padre debe inculcar a su hijo

La educación financiera y sobre el dinero en el seno de la familia es fundamental. Permitir que nuestros hijos crezcan sin conocer los conceptos económicos y financieros más básicos es una enorme irresponsabilidad que, sin lugar a dudas, les perjudicará cuando sean mayores.

Recientemente la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) publicó un estudio que iba en esta misma dirección: la mitad de los españoles ignoran el significado de conceptos económicos fundamentales como inflación, interés compuesto o diversificación. Este estudio señala además que son los jóvenes entre 18 y 34 años los que menos saben de asuntos económicos. Es para preocuparse, y mucho.

Como padres tenemos la responsabilidad de inculcar cultura financiera a nuestros hijos. Todos terminarán abriendo una cuenta corriente en un banco, contratando una hipoteca o invirtiendo en un fondo de pensiones. ¿No será mejor que hagan esto desde la formación y no desde el desconocimiento?

¿Por dónde empezar a hablar de dinero?

A los niños hay que hablarles de dinero desde que son muy pequeños. Son esponjas y absorberán toda la información que pongamos a su alcance. Te proponemos tres ideas sobre el dinero que deberías inculcar a tu hijo tan pronto como sea posible:

  1. Esfuerzo.

El dinero no cae del cielo. Por el contrario, hay que esforzarse para ganarlo. El dinero es el fruto del trabajo, bien por cuenta ajena o bien como emprendedor. Salvo que heredes un gran patrimonio, si no hay trabajo y esfuerzo, tampoco habrá dinero.

Los niños tienen que entender esta idea desde el minuto uno. No podemos regalarles todo lo que nos pidan por compasión. Actuando así le transmitimos la idea de que no es necesario esforzarse para obtener resultados. Justo lo contrario de lo que deberíamos hacer.

  1. Ingresos y gastos.

Si yo ingreso 1.000 euros y gasto 1.200 euros, estaré en déficit. Si ingreso 1.000 euros y gasto 700, estaré en superávit. El superávit permite ahorrar, comprar cosas caras sin endeudarnos e invertir. El déficit sólo conduce a la insolvencia, a la deuda y a la esclavitud financiera.

Nuestros hijos tienen que entender que no pueden gastar más de lo que ingresan y que traer dinero del futuro (deuda) para gastos del presente puede acarrearles serios problemas. Por el contrario, si ahorran podrán invertir y hacer que el dinero trabaje para ellos.

  1. Inversión.

No tiene sentido que los ahorros que con tanto esfuerzo se obtienen acaben devorados por la inflación. La inflación hace que el dinero valga menos y que perdamos poder adquisitivo. Para evitar que esto ocurra, hay que ponerlo a trabajar. En otra palabras, hay que invertir.

Debemos enseñar a los niños las ventajas de la inversión y el poder del interés compuesto. Ellos no se imaginan que el dinero pueda trabajar en piloto automático generando más dinero. Muchos chicos y chicas de hoy en día alcanzan la mayoría de edad sin tener la más remota idea sobre cómo funciona la bolsa o sobre qué es un fondo de inversión.

En definitiva, debemos enseñarles a nuestros hijos qué es el dinero y cómo hay que gestionarlo para no tener problemas económicos, fomentando la cultura del ahorro y de la inversión. No hacerlo sería una irresponsabilidad y una imprudencia por nuestra parte.

boton zaplo blog