invertir en acciones

3 estrategias para invertir en acciones

¿Tienes unos ahorros y no sabes dónde invertirlos? Las dudas sobre cómo dar los primeros pasos en el mundo de la inversión son muy habituales. Hay tantas opciones entre las que elegir para invertir y hacer crecer tu dinero que es fácil perderse si no tienes los conocimientos adecuados. Hoy hablaremos sobre invertir en acciones.

Lo primero que debes saber es que no todas las opciones son igual de recomendables y que nunca deberías invertir tu dinero en algo que no entiendas. Has de tener en cuenta también que algunas inversiones son más sencillas que otras.

En este artículo te vamos a explicar una de las fórmulas más tradicionales de invertir: comprar y vender acciones de empresas cotizadas. Tú eliges personalmente (o con la ayuda de un asesor) las empresas que te interesan e inviertes en ellas.  ¿Parece fácil? Pues no lo es en absoluto.

El principal inconveniente de este tipo de inversión es que requiere unos conocimientos financieros bastante altos ya que lo ideal es estudiar los indicadores económicos de cada empresa y las particularidades del sector. Y como te imaginas, ese nivel de análisis no está al alcance de todo el mundo. Así que invertir en acciones no es tan fácil como parece.

Si te decides por este método de inversión vas a necesitar un bróker, es decir, un intermediario entre el vendedor de las acciones (la empresa) y el comprador (tú). Una vez decidas cuál puedes elegir entre varias estrategias. A continuación te resumimos las más populares.

Las tres estrategias más importantes para invertir en acciones

1.  Dividendos.

Por ser la más pasiva de todas, y una de las más seguras, esta es la estrategia que te recomendamos. Consiste en seleccionar empresas que suelen repartir dividendos (beneficios) de forma regular. Es un tipo de estrategia a largo plazo en la que el objetivo es conseguir una renta lo más pasiva posible cada vez que las empresas de tu cartera repartan dividendos. Los fans de la libertad financiera suelen elegir la inversión por dividendos.

2. Value.

Es la estrategia que sigue el famoso inversor Warren Buffet y quizás por ello está muy de moda en los últimos años. Pensando en el largo plazo, se invierte en empresas con un gran potencial de crecimiento. El objetivo es que estas empresas crezcan y generen valor (value) para que el valor de tu cartera suba también.

3. Growth.

Es la más arriesgada de todas. Se trata de buscar empresas muy pequeñas, en muchos casos emergentes, como las startups, y apostar a que experimentarán un fuerte crecimiento, normalmente por encima del de mercado, en los próximos años. Si aciertas, ganarás mucho dinero, sobre todo si la empresa en la que inviertes acaba siendo adquirida por un gigante de su sector.

¿Invertir en acciones es para mí?

La respuesta es compleja y depende de tus conocimientos sobre el mundo financiero y de la inversión. Como te explicábamos más arriba, lo ideal es saber interpretar los indicadores financieros de las empresas en las que se invierte. Si no sabes hacerlo no te queda más remedio que delegar en un asesor independiente y confiar, a ciegas, en su criterio.

Si dispones de tiempo suficiente para aprender y formarte, con paciencia, algún día estarás cualificado para analizar en profundidad los entresijos financieros y contables de las empresas cotizadas. Solo entonces podemos recomendarte que inviertas directamente en acciones.

boton zaplo blog