comer sano

10 consejos para comer sano este verano

Nos hemos sumergido por completo en la temporada estival. Con las altas temperaturas, las vacaciones y las terrazas en plena ebullición, a muchas personas les surge la siguiente pregunta: ¿qué tengo que hace para comer sano en verano? Intentaremos darte la respuesta con una serie de consejos.

Comer sano en verano es fácil si sigues estos tips

  1. Hidrátate mucho.

Es el consejo más repetido para protegerse frente a las altas temperaturas. El verano es la época del año en la que más hay que hidratarse. Para ello, debes incrementar la ingesta diaria de líquidos, preferiblemente agua, aunque también puedes consumir zumos, gazpachos o sopas frías.

  1. Huye de las bebidas calóricas.

Los refrescos azucarados y las bebidas alcohólicas (incluso las 0,0) tienen muchas calorías. Te recomendamos que las evites si quieres comer sano. El calor del verano puede incitarte a consumirlas en exceso para “saciar la sed”. Esto no es una buena idea si quieres disfrutar de un cuerpo sano y poco gaseado.

  1. Consume frutas y hortalizas.

Las frutas y hortalizas son muy hidratantes y en esta época del año las encontramos en abundancia. También son bajas en calorías y no perjudicarán tu “operación biquini”. Puedes introducir una pieza de fruta extra a media mañana y otra a media tarde. No solo saciarás el hambre, sino que también te refrescarás y recibirás una pequeña dosis de azúcares.

  1. No abuses de la carne roja.

Intenta sustituir las carnes rojas por pescado, preferiblemente pescado azul. Si en el futuro quieres evitar problemas de obesidad, colesterol, trastornos del metabolismo, diabetes o acné, debes reducir hoy mismo tu consumo de carnes rojas. Te recomendamos que tomes más raciones de pescado que de carne a la semana porque son la clave para comer sano.

  1. Evita las comidas copiosas.

Debes moderar las cantidades de comida que ingieres cada día y evitar las comidas copiosas. Cuánto más ligeras sean tus menús este verano, mucho mejor para ti. Tus digestiones serán más rápidas, te sentirás menos pesado y te resultará más fácil “sobrevivir” a las olas de calor.

  1. Consume pan y cereales integrales.

Rápidos y fáciles de preparar, los bocadillos y sándwiches son más frecuentes de lo habitual en verano, sobre todo cuando vamos la playa o a la piscina. Lo ideal es que el pan y los cereales sean integrales en lugar de blancos. Desde un punto de vista nutricional, todos los nutrientes del cereal integral se mantienen intactos, por no decir que son mejores fuentes de fibra y de otros nutrientes.

  1. No abuses de los helados.

Es difícil, lo sabemos, pero no te debes habituar a comer un helado cada día, por mucho que el calor te invite a hacerlo. Su consumo debería ser solo ocasional. Un par de helados a la semana no te harán ningún daño, pero uno cada noche antes de dormir es excesivo.

  1. Vigila la conservación de los alimentos.

Todo lo que guardes en el frigorífico debe ir en un recipiente tapado. Además, no olvides la regla de que lo crudo debe colocarse en los estantes inferiores del frigo, mientras que lo cocido se ubicará en los estantes superiores. Por ejemplo, la carne cruda abajo y la pasta cocida arriba. Por otra parte, recuerda que solo se debe recalentar la comida una vez.

  1. No te olvides de las legumbres.

Las legumbres, como los garbanzos, los guisantes, las lentejas o los cacahuetes, tienen un alto valor nutricional y contenido en fibra. Esto las convierte en un alimento altamente saludable en cualquier época del año. En verano puedes introducirlas en las ensaladas y consumirlas al menos tres veces a la semana porque también son imprescindibles para comer sano.

  1. Y si te llevas comida a la playa…

En el caso de que quieras comer en la playa debes tener mucho cuidado con el transporte y la conservación de los alimentos. Recuerda que estarás a pleno sol y bajo temperaturas elevadas. Te recomendamos que lo lleves todo en un bolso conservador o en una nevera portátil con placas de hielo. De esta forma evitarás que los alimentos pierdan el frío y puedan ponerse en mal estado.

boton zaplo blog